El palacio de Samode

Si te gusta la cultura árabe e hindú, este es un lugar preciso para tí. Ubicada a 42 kilómetros noreste de Jaipur, el pueblo de Samode muestra sus maravillosas construcciones.

Palacio de Samode

En el año 1985 el Palacio de Samode fue convertido en un hotel de primera clase. La fascinante arquitectura árabe se mezcla con la suntuosidad de los espejos. Pareciera que los Maharajas quisieran demostrar en sus diseños las riquezas de su pueblo.

La leyenda cuenta que este palacio fue construido por el rey Jaipur para librarse de un noble que quería cortejar a su reina. Logra que se retirara de la corte era su fin. Era un noble muy valorado por sus hazañas para matarlo. Por ello, se le regalo un palacio lejos del suyo. El palacio en su interior cuenta con pedrería, finos mármoles, arcos y dorados candelabros. Palacios de cuentos y leyendas.

En las noches, la tranquilidad del pueblo se rompe con las danzas y músicas de diversos grupos culturales. Las actuaciones de los Rajasthani, casta de los Kalbelia, hacen que el turista participe de esta fiesta. Los teatros de marionetas también son famosos en Samode. Entretenidos cuentos árabes están presentes para niños y adultos.

Y, si quieres un mayor contacto con su población visite los portales del pueblo. Encontrará casas con más de 250 años de antigüedad. El comercio es muy importante en esta ciudad. Por ello, encontrará varios Havelis, tiendas de comerciantes ricos, decorados con recargados adornos.

Interiores del Palacio Samode

También se podrá disfrutar de la comida típica de Rajasthan. O disfrutar de un te árabe mientras observa el pueblo. Y si busca contacto con la naturaleza. Cabalga en los camellos que lo llevarán a las montañas. El templo Mahaveer Hanuman Ji, espera su visita en lo alto. Se cree que en la antigüedad este templo protegió al pueblo de las catástrofes. De ahí podrá observar la belleza de un pueblo tradicional.

Otros templos importantes son el Maleshear, construido en el siglo VI, el templo Govind Dev Ji Ka Mandir, construido en el año 534 d.C. es el centro de peregrinación de los dioses Radha y Krishna.

Y si deseas llevar recuerdos, tienes joyerías, artesanías, alfombras, pedrería y pulseras que están a tu alcance. Los pobladores son cálidos. Podrás observar como realizan sus faenas manuales y encontrar productos a bajo precio.

Encontrarás alojamientos desde 400 a 500 rupias (12 euros aproximadamente). Los meses idóneos para las visitas son entre septiembre y marzo.

Imagen 1:  Joseramonalvaro

Imagen 2 :  Joseramonalvaro

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *