>Cosas de Viajes

Guía de viajes de Ereván

Autor: 2
Comparte este artículo

Nos trasladamos a una ciudad que tiene la mezcla perfecta para que no olvidemos nuestras vacaciones por allí. Ereván la capital de Armenia, guarda encantos que todo turista o viajero debe conocer.

Ereván, la capital de Armenia, tiene la armonía de occidente y las costumbres de oriente, mezclado curiosamente, lo que hace que viajar hasta allí sea un placer en todos los sentidos.

Cómo llegar a Ereván

Ereván es una ciudad bien comunicada geográficamente, por lo que no te costará encontrar un vuelo directo a la capital armena. Si vuelas desde España, puedes tomar un vuelo directo desde Barcelona o Madrid, con la compañía Austrian Airlines, o si prefieres ahorrarte dinero en el billete, puedes viajar también con Aeroflot.

Aunque estas compañías no tienen vuelos directos todos los días, puedes hacer escala en Viena, si viajas con Austrian Airlines o en Moscú si vuelas con Aeroflot.

Una vez allí lo má aconsejable  es  moverte en taxi, su precio es relativamente económico, o en coche alquilado ( que cuesta unos 25 € al dia). Las carreteras en Armenia están arregladas y sin conocerlas no es fácil moverte por el país. Ereván tiene metro por toda la ciudad, que hará que se más barato y sencillo moverse por en centro urbano.

Qué ver en Ereván

La capital de Armenia, Ereván, también llamada Yerebán, está situada en el centro del país y tiene aproximadamente 1 millón de habitantes (según wikipedia). Ereván es una explosión de mezclas y de sabores, que acoge al turista que llega con ganas de conocer otra ciudad y otro paraíso diferente.

El viajero que acude a Ereván, debe mentalizarse de los contrastes que va a conocer y de la diferencia entre culturas que va a notar. Además de la riqueza de la ciudad, y de sus impresionantes edificios, también debemos tener en cuenta el paisaje que rodea la ciudad.

La situación estratégica de Ereván, es otro de los atractivos que más llama la atención al turista. Los picos del Caúcaso, envuelven a esta ciudad llena de magia. La postal que se puede ver desde cualquier situación alta dela ciudad, es casi obligada de fotografiar.

La historia de la ciudad así como la influencia que durante siglos han tenido las religiones en ese territorio, se  deja ver en su arquitectura y en su estilo de vida. Ereván, guarda muchos encantos, que desde luego harán que cuando pasees por sus calles, recuerdes los orígenes de la antigua civilización.

  • El Monte Arafat, es uno de los lugares de mayor peregrinación turística. Allí es donde, supuestamente, tuvo lugar el diluvio universal que tuvo que soportar Noé.
  • Iglesia de San Gayane, es otro de los puntos neurálgicos de la ciudad y demá importancia arquitectónica.
  • Conjunto arqueológico de Zvartnots; donde se ubican iglesias todavía conservadas del siglo XV.
  • La Ópera; también es otro de los lugares más famosos de la ciudad e interesante por su arquitectura.

Erevan es una ciudad en constante cambio y evolución, sus constantes movimientos de gente, el turismo internacional que recibe o las influencias de sus países vecinos, hacen de la capital Armena, una explosión de culturas.

Ahora, si tú has estado o conoces Erevan, cuentános tu experiencia.

Las fotos publicadas las puedes encontrar aquí.



2 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    maría

    A Yerevan se puede llegar también vía Praga. Esta es una ciudad totalmente occidental que no tiene nada que ver con el resto del país.

  • avatar
    Victor hugo Martinez

    Soy de Guatemala y me gustaria saber algo sobre vuestro idioma



Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar