Guía de viajes de Bucarest

Seguimos con nuestro recorrido por los países europeos, para conocer su capital o su ciudad más importante, hoy viajamos hasta Europa del este para conocer la capital de Rumania, Bucarest.

En ella, podremos encontrar la mezcla de la historia que ha rodeado al país durante los últimos años y la época de creciemiento global que ha llevado a Rumania a una époica dorada y de crecimiento económico y social.

Desde el 1 de enero de 2007 Rumania ha pasado a formar parte de la Unión Europea y esa es una de las razones de su própera situación en comparación con hace algunos años.

Para muchos turistas Rumania, es un destino poco conocido, quizá inexplorado, pero recientemente cada vez son más los turistas europeos que se acercan al país a conocer sus atractivos y su cultura.

Si estás pensando en viajar a un territoro distinto y buscar otras cosas, puedes organizar unas vacaciones a Bucarest.

Cómo llegar a Bucarest

La capital Rumana está muy bien comunicada por aire, tiene dos aeropuertos, de los cuales hay uno más grande, el Otopeni, que tiene vuelos directos desde España todos los días. Además, está muy bien comunicado con la ciudad por lo que llegar hasta allí es bastante sencillo.

Las carreteras hasta Bucarest, son más complejas y están en peor estado. El tren en cambio comunica con las principales ciudad vecinas como Sofia.

Qué ver en Bucarest

La capital rumana está situada en el centro del país y tiene casi 2 millones de habitantes, según wikipedia, lo que hace centraliza todo en esta ciudad. Visitar Bucarest es un placer para el viajero y además sirve para conocer la otra parte de Europa, que muchas veces no se conoce como debiera.

Los monumentos que podemos contemplar en Bucarest y los lugares de interés, son muchos, por lo que deberíamos hacer una lista de los sitios más interesantes.

La arquitecuta rumana de Bucarest tiene una clara influencia de la aquitectura y el diseño parisino, por eso muchos edificios recuerdan a la capital francesa. Los lugares más turísticos de Bucarest y a los que no puedes faltar son:

  • Palacio de Vlad Tepes: aunque sólo quedan ruinas de este palacio del siglo XV, todavía se puede contemplar la riqueza arquitectónica del momento. El fundador de la ciudad, Vlad Tepes, fue quien inspiró al personaje posterior, Drácula.
  • Arco de triunfo: da la bienvenida a la ciudad y está situado al final de una enorme avenida, la Kisseleff.
  • Teatro Nacional de Bucarest: es digno de ver por su sobria arquitectura.
  • Museo del Pueblo
  • Plaza de la Revolución
  • Parque Herastrau

Estos son algunos de los puntos más importantes de Bucarest, pero además, Rumania tiene lugares idílicos y dignos de visitar por los turistas ansiosos de destinos inexplorados. Un ejemplo de ello, es Transilvania, y el castillo de Bran del siglo XIV.

Además, la capital rumana, guarda muchos detalles que son influencias de las culturas vecinas, como la búlgara, la turca o la húngara y que a pesar de ello tiene su especial sabor. Desde luego una viita inolvidable al corazón del este europeo.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *