Viajar con niños a Bangkok

Teníamos muchas ganas de visitar Bangkok, en Tailandia, pero no estábamos muy convencidos ya que teníamos que viajar con niños. Sin embargo, a decir verdad, Bangkok es una magnífica ciudad que cautivará a los más pequeños.

Bangkok

Eso sí, algunas tardes en Bangkok, debido a la humedad, hace mucho calor. Lo mejor es tomar el Skytrain después de un paseo e irnos a buscar un lugar para cenar o comer. Lugares interesantes para comer son los centros comerciales de Bangkok, como por ejemplo el Siam Paragon, que está cerca de la estación del Skytrain. Además, en el sótano de este centro comercial tenemos el Siam Ocean World.

El Siam Ocean World es un lugar ideal para los niños. Es el acuario más grande del sudeste de Asia. En su paseo submarino observaréis grandes peces, tiburones y rayas. Podéis alimentar a los peces. Eso sí, las entradas no son del todo baratas, ya que valen 26 dólares para los adultos y 20 dólares para los niños. Pero vale la pena pagar la entrada, todo hay que decirlo.

Después de la visita al Siam Ocean World podemos ir a comer. Os recomendamos que, si váis con niños, no compréis comida en los puestos ambulantes de las calles de Bangkok, ya que por el calor los alimentos no se conservan bien.

Otro de los grandes atractivos de Bangkok y que encantan a los niños son las grandes estatuas de Buda. Lo mejor es visitar primero las más sagradas, ya que por las mañanas bien temprano es cuando hay menos gente. Empezamos primero en el Gran Palacio, para ver al Buda Esmeralda. Para entrar a ver los jardines del palacio hay que pagar 6 dólares por persona, y ojo, porque no podréis entrar con pantalones cortos.

Este Buda Esmeralda fue descubierto en 1434, y se trasladó a su sede actual en 1784 por el rey Rama I. En el Templo de Wat Pho se halla otro Buda de 46 metros de largo, 15 metros de altura y está chapado en oro. Este templo es el más antiguo y más grande de Tailandia. Impresionante es también el Buda de Oro del Templo Wat Trimit, con cinco toneladas y media de oro macizo.

Después de ver los Budas, nada mejor para los niños que llevarlos en un paseo en barco a través del río Chao Phraya, al precio de 21 dólares por persona. Hay algunos barcos que incluso llevan dentro un mercadillo flotante. Podéis comprar pan y darle de comer a los peces de colores.

Por último, si vuestros hijos son muy curiosos, nada mejor que llevarlos al al Bazar Nocturno de Suan Lum. Eso sí, hay mucha gente, y es de noche, así que llevar a los niños bien cogidos de la mano.

Foto Vía Aubrey Stoll

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *