Los palos para selfies, prohibidos en museos

Uno de los regalos más de moda, los palos para selfies está siendo prohibido en los museos. Vamos a ver por qué.

Los palos para selfies, prohibidos en museos

Si por algo será recordada la edición de 2014 de los Oscar, entre otras cosas, es por poner de moda los selfies. El autorretrato de Ellen DeGeneres con un grupo de actores en la propia gala -que fue también el mensaje más compartido en toda la historia de Twitter- supuso el punto de partida para una tendencia que se ha extendido por todo el mundo: famosos, políticos, deportistas e incluso el Papa han contribuido a esta moda. Incluso ahora podríamos hablar de variantes, cómo las ‘selfies’ grupales, también conocidos como ‘usies’.

Este ‘boom’ de los selfies ha ido acompañado de otra revolución, el ‘selfie stick’, que no es otra cosa que un palo extensible que facilita el autorretrato. En los últimos meses, hemos visto como estos palos han inundado las plazas y calles de las ciudades: parejas, turistas, grupos de amigos… Este selfie stick nos permite realizar fotos desde cierta distancia sin necesidad de que uno de los miembros del grupo tenga que extender el brazo, además de ofrecer una nueva perspectiva a este tipo de fotografías.

Aunque este ‘palito’ tiene amantes y detractores por igual, es innegable que ahora mismo es una moda que va a más. Sin embargo, cada vez son más los lugares públicos que han prohibido su utilización. Recintos deportivos y muchos museos están prohibiendo utilizar estos objetos, ya que puede suponer un riesgo para el resto del público o dañar las obras de arte.

¡Palos para selfies fuera de los museos!

¡Palos para selfies fuera de los museos!

En Estados Unidos los museos más importantes ya han prohibido su utilización. El Guggenheim y el MOMA en Nueva York, el Getty Center de Los Ángeles o el Smithsonian en Washington DC son solo algunos que han prohibido la utilización del selfie stick, alegando que suponen un riesgo para las obras de arte y el resto de visitantes, además de por la propia seguridad de los propios fotógrafos.

En Europa se están comenzando a tomar decisiones parecidas, de manera que en ya son muchas las instituciones que están revisando su uso, aunque no sería de extrañar que los terminen prohibiendo en poco tiempo. En España, uno de los principales museos, el Museo Thyssen ya ha prohibido el uso del regalo de moda.

Sin duda, una mala noticia para todos los locos de las ‘selfies’ y de subir sus fotografías en las principales redes sociales, pero pensamos que es una medida necesaria sobre todo en los museos que están muy concurridos, en los que sí que pueden suponer un riesgo para las obras de arte y los visitantes.

Y a ti ¿que te parece que los palos para selfies estén prohibidos en los museos? puedes dejarnos tu opinión en los comentarios del blog

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *