El lago Bled, un paraíso romántico a los pies de los Alpes

En pleno corazón de Europa se encuentra uno de los sitios más bellos e idílicos que podamos imaginar. Se trata del lago Bled, que se sitúa al abrigo de los Alpes Julianos y que es el principal atractivo del paradisíaco y encantador pueblo del mismo nombre. Situado al noroeste de Eslovenia, a pocos kilómetros de la capital del país, Liubliana, y muy cerca de Austria.

Este lago de origen glaciar ofrece unas aguas tranquilas y cristalinas de un increíble color azul y un entorno de una belleza única que enamora a todos los que lo descubren. Cada año miles de turistas acuden para disfrutar de las increíbles vistas que ofrece el lago y los alrededores, así como de la tranquilidad de la zona.

Se encuentra rodeado de verdes bosques, una rica vegetación e imponentes montañas que resaltan su innegable atractivo. Entre los bosques que rodean el lago podemos encontrar distintas iglesias y el castillo de Bled que nos permite disfrutar de unas vistas únicas de este inigualable paraje natural. Esta construcción es tan acogedora y tiene tanto encanto que parece sacado de un cuento. No sólo ofrece unas panorámicas increíbles del lago, sino también de toda la naturaleza que domina este lugar, por lo que merece la pena quedarse un buen rato disfrutando.

El lago Bled ofrece un remanso de paz, pero también la posibilidad darnos un tranquilo baño y de practicar distintas actividades, como la pesca, paseos a caballo por los alrededores, jugar al golf en en el campo que hay en la orilla e, incluso, practicar el senderismo en las montañas que contemplan este espectacular lugar y disfrutar de rincones sorprendentes. Además, el clima suave de la zona permite que se pueda visitar durante todo el año.

En el centro del lago se encuentra una pequeña isla a la que se accede en barca. Se da la peculiaridad de ser la única isla natural de toda Eslovenia. En ella encontramos unos pocos edificios, entre los que destacan la Iglesia de la Asunción, construida en el siglo XV. Deberemos subir 99 escalones para acceder a ella, pero realmente merece la pena, ya que estamos ante uno de los lugares más románticos que podamos imaginar. No en vano, en ella se celebran numerosas bodas. Además, podremos sentir una emoción especial al ver todo el lago, los Alpes nevados o el castillo de Bled, mientras que disfrutamos de la tranquilidad del lugar, tan sólo alterada por el sonido de las campanas.

En defintiva, Bled es un lugar mágico que nos permitirá descubrir un escenario natural de gran belleza, con unos paisajes fascinantes que podremos contemplar con toda la tranquilidad del mundo. Es, además, un destino perfecto para realizar una escapada romántica.

Contenidos relacionados

No se ha encontrado ninguno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *