Brujas, un lugar de cuento de hadas

Cuento de hadas. Esas son las pocas palabras que utilizan la mayoría de personas que han viajado a Brujas para describirla. Y es que, efectivamente, expresa muy bien lo que nos vamos a encontrar si visitamos esta encantadora ciudad belga. Un viaje al pasado, a la Edad Media, un lugar lleno de magia que nos permitirá vivir una experiencia inolvidable mientras recorremos sus calles cruzadas por canales que ofrecen unas vistas únicas.

Brujas dejará huella en nuestra memoria por el aire romántico de toda la ciudad, sus maravillosos edificios históricos y, sobre todo, su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Dar un paseo por Brujas nos permite descubrir rápidamente una ciudad de arte que cuenta con un riquísimo patrimonio histórico y cultural. Será como viajar en el tiempo. No en vano, estamos ante la ciudad medieval mejor conservada de toda Europa. Especialmente recomendable es viajar a Brujas en otoño e invierno, ya que podremos disfrutar de estampas de gran belleza, ya sea por el suelo nevado o los reflejos del suelo mojado. También podemos optar por movernos en bicicleta y visitar los verdes alrededores.

Casi diez siglos de historia contemplan a Brujas, lo que ha provocado que dentro de las murallas se encuentren un enorme número de monumentos y tesoros artísticos, así como los edificios con sus característicos tejados en escalera. Prácticamente todas las estructuras arquitectónicas medievales se han conservado intactas, por lo que el centro urbano es uno de los más atractivos de toda Europa. Además, la gran cantidad de canales que la atraviesan y la belleza de los mismos le han permitido ganarse a Brujas también la denominación de «la Venecia del norte».

Para poder disfrutar de los innumerables atractivos del centro histórico, lo mejor es a pie. De hecho, prácticamente todas las calles son peatonales y no casi hay tránsito de coches. Otra opción es realizar un bucólico paseo en barca recorriendo sus canales, que te permitirá admirar la belleza de la ciudad desde una perspectiva única. Eso sí, no se te olvide la cámara de fotos, porque vas a poder captar imágenes maravillosas, auténticas postales.

El corazón de la ciudad lo encontramos en el Groke Markt o Plaza Mayor, que se encuentra rodeada con las fachadas del Palacio Provincial, el salón de los tejidos o la Atalaya, un impresionante monumento que simboliza la libertad y autonomía de Brujas. Tampoco nos podemos perder edificios religiosos como la Basílica de la Santa Sangre, que data del siglo XII y que guarda en su interior la reliquia de la Santa Sangre de Jesucristo; la Iglesia de Nuestra Señora o la Catedral de San Salvador, que es la más antigua de la ciudad.

No se puede dejar de visitar tampoco el Centro y Escuela de Encaje, un museo que no permitirá aprender todos los secretos del encaje de bolillos.

Además una visita a Brujas es también un viaje a la capital europea del chocolate. Numerosas pastelerías nos ofrecerán los más deliciosos chocolates y todo tipo de dulces que literalmente nos harán babear. Sería difícil recomendar una, pero si nos tuviéramos que quedar únicamente con una, esa sería la pastelería de Verheecke, un verdadero paraíso para los más golosos.

En ella vamos a encontrar calidad, cantidad y una enorme variedad de chocolates y dulces. Resulta complicado quedarse con un producto concreto, ya que todo resulta de lo más apetecible. De hecho, una vez dentro, es tal la cantidad de opciones, que nos podemos volver locos para elegir.

En definitiva, Brujas es una visita que nos sorprenderá y cautivará a partes iguales. La capital de la provincia de Flandes Occidental es uno de los destinos más recomendables de toda Europa. Además, se encuentra muy cerca de la capital, Bruselas, por lo que siempre podemos realizar otras visitas a localidades cercanas. Además, hay trenes con mucha frecuencia que unen Bruselas y Brujas.

Contenidos relacionados

Un comentario en «Brujas, un lugar de cuento de hadas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *