Ventajas de Viajar en Septiembre

Sujeta a Licencia CC de Atribución. Autor: Dave Lynne

Julio y agosto siguen siendo los meses preferidos para disfrutar de las vacaciones. Sin embargo, viajar en septiembre ofrece una serie de ventajas para aquellos que sepan esperar.

Las diferencias, se aprecian sobretodo en precios. La diferencia puede fijarse entre los 200 y los 300 euros de media menos por persona.

Otra de las ventajas radica en la tranquilidad, el mes de agosto también pone fin a las aglomeraciones en los sitios turísticos. Por lo que los principales lugares turísticos se van vaciando paulatinamente de turistas, permitiendo que tanto playas como hoteles se puedan disfrutar por completo.

Por tanto, los que se acojan en estos días a su periodo vacacional podrán acceder a monumentos, restaurantes y establecimientos comerciales sin necesidad de tener que esperar las largas colas de los meses centrales del verano.

El calor asfixiante es típico en julio y agosto y dificulta casi todos los tipos de viajes. Tanto si se trata de visitar una ciudad y sus lugares emblemáticos, como si lo que pretendemos es hacer turismo activo o deportivo, el calor impide disfrutar plenamente de las vacaciones.

Los ciudadanos del resto de Europa ya han aprendido esta lección, y suelen viajar en estas fechas. Este es el único inconveniente que podemos encontrar si viajamos en septiembre, pues no será precisamente soledad lo que encontramos en nuestros destinos, lo que evitaremos son las aglomeraciones.

Por tanto, todos los empleados que han sufrido las altas temperaturas, sólo apaciguadas por el aire acondicionado en sus empresas, podrán ver recompensado las largas horas de trabajo veraniego con viajes más baratos y con lugares en los que la masificación no domina a los destinos escogidos.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *