Ruta del Cares: Disfruta del senderismo

Autor: Comentar
Comparte este artículo

La Ruta del Cares se ha hecho famosa entre todos los aficionados al senderismo, que pueden disfrutar de la gran belleza de su entorno natural mientras surcan los Picos de Europa. Cuenta con el atractivo de ser accesible para todo tipo de personas, incluso para los aficionados sin experiencia en la montaña. Situada entre las localidades de Caín (León) y Poncebos (Asturias), y en medio de los Picos de Europa, se encuentra la Ruta del Cares, también conocida como “divina garganta”, que en sus 12 kilómetros permite disfrutar de una de las rutas a pié más impresionantes que existen en toda Europa.

Ruta-Cares

La senda fue excavada artificialmente en la roca a principios del siglo XX para la canalización del Cares y su aprovechamiento hidroeléctrico en la Central de Camarmeña-Poncebos. Además, permite unir las dos localidades (Caín y Poncebos) en tan solo esos 12 km., siendo 100 km. si nos desplazamos en coche.

Para realizar la ruta nos deberemos trasladar hasta alguna de las dos localidades e iniciar la Ruta del Cares, que nos llevará unas cuatro horas, aunque la espectacularidad de los paisajes y los numerosas paradas con las que cuenta para admirar su belleza y realizar infinidad de fotos a buen seguro extenderán la duración de la misma. Hay que tener en cuenta que si no tenemos un coche u otro medio que nos recoja al final del trayecto, deberemos hacer otros 12 km. de vuelta, por lo que puede hacerse demasiado dura. Por lo que es un aspecto a tener en cuenta y planificar antes de emprender su recorrido. En la zona se pueden contratar servicios de taxi y coches que pasan a recogernos a distintas horas.

Ruta-del-Cares

Lo que es seguro es que vamos a disfrutar de un espectáculo para los sentidos, con la imponente presencia de las cimas de los Picos de Europa con más de 2000 metros o las aguas del río Cares que fluyen por el desfiladero, que llega a tener más de 800 metros de desnivel. La ruta es prácticamente llana, por lo que no deberemos sufrir por complicadas cuestas y cruzaremos varios tramos tunelados con ventanas, para disfrutar de las vistas, así como los puentes de Rebecos y Bolín, que nos permitirán cruzar el río.

Como hemos dicho, es accesible para todo de personas, pero como en toda ruta hay que tener en cuenta una serie de precauciones para evitar accidentes y problemas. Deberemos llevar calzado cómodo y adecuado para la montaña, calcetines finos de algodón y sin costuras, crema protectora para el sol para evitar quemaduras, y gorra especialmente en primavera y verano. También deberemos llevar agua y líquido para refrescarnos e hidratarnos. A pesar de que el camino es bastante ancho, hay que evitar acercarse a los bordes demasiado.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Destacados, España, Especiales, General, Rutas


0 Comentarios Enviar un comentario