Cómo Perder o Superar el Miedo a Volar

Cómo Perder el Miedo a Volar

Viajar en avión cada vez es más habitual, pero todavía hay muchas personas que tienen miedo a subirse a un avión, en definitiva a: miedo a volar. Algunas de esas personas deben volar obligatoriamente, por ejemplo, por movitos de trabajo y no puede evitar utilizar este medio de transporte para desplazarse de un lugar a otro. Por ello, vamos a ofreceros algunos consejos para que perdáis, en la medida de lo posible, ese miedo a volar.

La Aviofobia, Aerofovia o el miedo a volar es muy habitual. Lo cierto es que a todo el mundo, cuando se sube a un avión, le surgen ciertos miedos aunque a unos nos afecte más que a otros. Puede que la consecuencia de estos miedos sea que, los seres humanos, no estamos acostumbrados a viajar volando, es decir, el cielo no es el medio habitual para nosotros.

Son muchas las personas que, cuando van a subirse a un avión, sienten claustrofobia, angustia y ansiedad debido a ese pánico a volar. El primer consejo es que acudáis a un especialista ya que estos miedos suelen tener orígenes muy complejos, y terminan exteriorizándose a través de ese miedo a volar. Tened presente que la Aerofobia es completamente superable.

Tras varios estudios y consultas a los propios viajeros, ese miedo al avión, como medio de transporte, es provocado por distintas causas. Algunos de los motivos que los mismos viajeros explican son, por ejemplo, el recuerdo de accidentes mortales en avión ya sea porque los han visto por televisión o a través de fotografías publicadas en diarios o revistas; los viajeros se pueden sentir vulnerables al estar ahí arriba; puede nacer ese miedo, también, porque el viajero en cuestión no conoce el funcionamiento y la tecnología utilizada para la fabricación de un avión, de tal forma que se siente violento cada vez que se produce un ruido, en el aterrizaje, en el despegue o cuando se producen turbulencias; por último, el miedo a volar puede exteriorizarse cuando al viajero le preocupa que el piloto pueda tener un fallo humano y que el avión no esté controlado a la perfección. Estas son las causas más comunes del miedo a volar, aunque hay muchas otras.

Cuando se os presente esa angustia y ansiedad, debeís mentalizaros de que los pilotos son personas perfectamente preparadas para manejar un avión y pensar que todo el personal de a bordo tienen años de experiencia y que poseen una alta cualificación. Por lo que cuidarán al máximo su seguridad una vez dentro del avión.

Tened presente que el avión es el medio de transporte más seguro que existe en la actualidad. Ya sé que muchas veces os habrán soltado esta frase para tranquilizaros y que es difícil pensar que es verdad, pero este hecho es real. La tecnología que se utiliza para fabricar una avión es muy potente y está pensada para salvaguardar la seguridad de todos. Además, es muy difícil que se produzca un accidente ya que el espacio aéreo está más descongestionado que, por ejemplo, las carreteras y, como ya hemos dicho, la alta cualificación que se exige a los pilotos hacen que se reduzcan los accidentes aéreos.

Si os surge el miedo dentro del avión, es bueno que compartáis vuestras sensaciones. Este consejo es muy útil porque, si acudís a la azafata o algún profesional de a bordo, ellos podrán hacer algo para que os sintáis más cómodos. No os dé vergüenza o miedo a preguntar o exponer vuestras emociones, no pasa nada ni es nada malo.

Si lo que tenéis es miedo a lo que os pueda pasar, no os preocupéis. El avión está equipado de todo tipo de recursos de seguridad. Vuestro propio asiento puede servir de flotador en caso de emergencia, hay máscaras de oxígeno y puertas y plataformas que pueden usarse en casos extremos.

Es muy importante controlar la respiración y relajarse lo máximo posible. Primero, si os surge este miedo incontrolable no miréis por la ventanilla. Segundo, si no podéis controlar ese miedo, utilizad las bolsas que tenéis a vuestra disposición. Tercero, controlad vuestra respiración. Respirad profundamente y practicad la respiración abdominal. Intentad también practicar técnicas de relajación, mantendrán vuestra mente en blanco y conseguiréis relajaros dentro del avión. Además, podéis optar por entablar algún tipo de conversación con los pasajeros del vuelo para distraeros y evitar que surja ese miedo.

Si podéis, intentad viajar acompañado de alguien en quien confiéis. Está demostrado que este hecho reduce el miedo a volar. Si os surge el miedo, en el momento del despeque o del aterrizaje, no dudéis en coger la mano de vuestro acompañante, así el miedo no será tan terrible.

Por último, es bueno que no toméis bebidas estimulantes antes de subir al avión, que penséis de forma positiva siempre, sentáos siempre en un asiento de pasillo, para evitar mirar por la ventanilla, que contéis estos consejos a otras personas que estén en vuestra misma situación dentro del avión, está comprobado que contarlos en voz alta reduce vuestro miedo y llevad algo que os distraiga como música, libros, revistas…

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *