Los 10 Museos más extraños del mundo

En todas las ciudades los amantes del arte y la cultura pueden encontrar museos de los más variados para disfrutar de las más diversas disciplinas y estilos artísticos. Hace dos días echábamos un vistazo a algunos de los museos más importantes del mundo, que destacan por contar con valiosísimas colecciones con obras de los mejores artistas de la historia. Sin embargo, hoy queremos acercarnos a otros mucho menos conocidos, que se dedican a temas mucho más raros o extravagantes. Debajo encontrarás una lista con 10 de los museos más extraños del mundo.

museos-mas-raros

 – Museo de las momias de Guanajuato (México)

museo-momias-guanajuato

Teniendo en cuenta que los antiguos pobladores de México ya veneraban la muerte, no es de extrañar la existencia de un museo que muestre la muerte con total naturalidad. Situado en el Panteón Municipal de Santa Paula, este museo acoge una colección de 111 cuerpos de mujeres, hombres y niños cuyos restos fueron exhumados entre 1865 y 1869.

Aunque por el resto del mundo encontramos otros museos de este tipo, éste tiene la peculiaridad de que las momias se han conservado de forma natural, es decir, que no se han embalsamado. También cuenta con la momia más pequeña del mundo, la de un feto de unos 6 meses que murió cuando a la madre se le practicaba la cesárea.

– Museo de Criaturas Monstruosas o Gensou Hyouhon Hakubutsukan (Japón)

Gensou-Hyouhon-Hakubutsukan

Un museo no apto para personas asustadizas, ya que está en su interior encontraremos criaturas terroríficas que parecen sacadas de la peor pesadilla o película de terror. Eso sí, por fortuna no son reales, sino que están creadas con papel, bambú y pasta de modelar. Sin embargo, el gran detalle que muestran en su recreación puede hacer pensar que en algún momento tuvieron vida. En su página web se pueden contemplar muchos de estos seres monstruosos en fotografías.

– Museo del Cabello (Turquía)

Museo-del-cabello-Turqui?a

Aunque la ciudad de Avanos, situada en la maravillosa Capadocia, es mundialmente conocida por su cerámica y sus hermosas alfombras, también alberga uno de los museos más peculiares que nos podamos imaginar, dedicado íntegramente al cabello femenino. El dueño de este museo comenzó a coleccionar mechones de pelo hace 30 años, cuando una amiga le dejó uno para que la pudiera recordar al irse de la ciudad.

No sabemos si como escusa para ligar, pero Chez contaba la historia a cada mujer que pasaba por su taller de cerámica, lo que le permitió ir reuniendo mechones hasta alcanzar los más de 16.000 mechones de mujeres de todo el mundo, cifra que sigue aumentando gracias al gran número de turistas que llegan a este museo dispuestos a realizar su aportación a la causa.

– Museo del espionaje (EE.UU.)

washington-international-spy-museum-washington

Un museo para apasionantes de las historias de espías, ya que nos invita a hacer un recorrido por toda la historia del espionaje. Cuenta con una impresionante colección de más de 1.100 objetos, incluyendo fotos aéreas realizadas por cámaras instaladas el palomas, lentes que cuentan con una dosis letal de cianuro o dispositivos de escucha del tamaño de un botón. También podremos disfrutar de los relatos reales de espías, en los que se nos explican las misiones, técnicas y objetos utilizados. No faltan tampoco actividades tan divertidas como memorizar una identidad para poder pasar con éxito distintos interrogatorios.

– Museo del calcetín (Japón)

museo-calcetin-tokio

No hay duda de que a originalidad y excentricidad nadie gana a los japoneses. Buena muestra de ello es el museo dedicado al calcetín situado en Tokio. Tiene una colección de más de 20.000 pares de calcetines diferentes, que incluye el más largo del mundo (32 centímetros) y unos que se calientan por pilas. No falta tampoco una sección dedicada a calcetines de famosos.

– Museo de saleros y pimenteros (España)

museo-saleros-pimenteros-alicante

En Alicante se encuentra el único centro de este tipo que se encuentra en Europa. Este museo cuenta con una espectacular colección de 20.000 saleros y pimenteros procedentes de todo el mundo, que su dueña, Andrea Ludden, ha ido coleccionando en las tres últimas décadas.

Encontraremos modelos de todo tipo: animales, bombillas, setas, perro salchichca, astronauta, cangrejos… Sin duda, un museo de lo más extraño por dedicarse a unos elementos tan comunes en todas las cocinas.

– Museo del Perfume (Alemania)

Museo-Perfume-Colonia

Hogar de una de las marcas más conocidas del mundo (Eau de Cologne), en Colonia encontramos también un museo dedicado al perfume. La Casa Farina, propiedad del que fue su fundador hace más de 300 años. En ella se producían todos los perfumes, los cuales se encuentran expuestos en la sala de vitrinas. También podemos oler todas las fragancias y conocer el proceso de extracción de las esencias.

El museo contiene más de 900.000 cartas, incluyendo toda la correspondencia entre la Casa farina y clientes de renombre de la época como el mísmisimo Napoleón. A destacar también el exquisito mobiliario y algunas obra de arte que se encuentran en su interior.

Resulta curioso que también podamos descubrir en el propio museo algunas de las falsificaciones y plagios que ha sufrido a lo largo de su historia la marca de perfume más antigua del mundo.

– Museo de las falsificaciones (Francia)

museo-de-la-falsificacion-paris

En la capital francesa podremos encontrar algunas de las tiendas más glamurosas del mundo, en las que se venden productos de las marcas más caras y prestigiosas, pero también numerosos puestos y tiendas clandestinas que nos ofrecen falsificaciones. Tal vez por ese motivo, encontremos también en París un museo que rinde homenaje a las falsificaciones. Encontraremos más de 300 productos originales acompañados de sus respectivas imitaciones. A destacar las falsas estatuillas de Rodin, imitaciones de la obra de Giacometti o de Dalí.

El Musée de la Contrefaçon alberga objetos de lujo, joyas, ropa, juguetes y mucho más objetos. La exactitud de todas las falsificaciones hace muy difícil distinguir entre el original y su copia. Muy útil resulta también la información sobre la historia de las falsificaciones y las claves para que no seamos engañados nunca con una imitación.

– Museo del Crimen (Estados Unidos)

museo-del-crimen

Si somos amantes de series tipo C.S.I, una visita ineludible que nos ofrece Washington es este museo dedicado al mundo del crimen. Así, la visita comienza con un repaso a la historia del crimen en Estados Unidos que nos permitirá conocer su evolución desde la época de los piratas que surcaban los mares a otros piratas muy bien distintos, los que se esconden detrás de las pantallas robando identidades, dinero e información privada de otras personas u organismos.

Hay una galería que nos muestra también diferentes métodos de castigo como la guillotina, la silla eléctrica o la cámara de gas. Aunque tal vez lo más interesante sea el ponernos en la piel de un policía. Así, podremos meternos dentro de un simulador para experimentar una persecución, practicar nuestra puntería en un campo de tiro y conocer la tecnología más avanzada que se utiliza a la hora de resolver crímenes. También podremos aprender algunos conceptos de la siempre interesante medicina forente en la morgue habilidad que nos mostrará como se hacen las autopsias (con maniquís, todo sea dicho de paso).

– Museo del pene (Islandia)

museo-del-pene

Pocas veces podremos encontrar un museo tan inclasificable como éste. Como su nombre indica, está dedicado íntegramente a esa parte de la anatomía masculina. Cuenta con una colección de más de 200 penes pertenecientes a casi todas las especies mamíferas que se pueden encontrar en Islandia, incluidos los de grandes especies como ballenas, osos polares o morsas. Como no podía ser menos, los hay de todos los tamaños posibles: desde un micropene de 2 milímetros de un hámster hasta uno de más de 1,70 metros y 70 kilos de peso (que se sepa, no es procedente de ningún ex-jugador de la NBA).

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *