Disfruta de Nueva York en este maravilloso vídeo

Pocas ciudades en el mundo resultan tan apasionantes para los turistas como Nueva York. La capital del mundo recibe cada año a millones de personas de todo el mundo que quedan rápidamente atrapadas por el gran número de atractivos que ofrece la Gran Manzana, como sus interminables rascacielos, lugares únicos como Central Park, Times Square, Broadway, Grand Central Terminal, Broadway, Rockfeller Center, la Quinta Avenidad, el Museo Metropolitano de Arte, entre otros muchos.

Nueva-York-Time-Lapse

Es también un destino perfecto para los amantes de las compras en sus numerosas tiendas de lujo o de la fotografía. Estos últimos encuentran en esta megaurbe motivos más que suficientes para pasarse días realizando fotos sin parar. No hace falta ser un experto en fotografía para conseguir imágenes increíbles que inmortalicen la ciudad, incluso podemos subirnos a las alturas y capturar espectaculares panorámicas.

Sin embargo, algunos fotógrafos expertos consiguen unos resultados espectaculares que merecen ser reconocidos y disfrutados por todo el mundo. Es el caso de Samuel Orr, un artista que lleva siete años capturando con sus cámaras la belleza del mundo, a través de distintos proyectos que nos muestran lugares y paisajes únicos, y como van evolucionando por el paso del tiempo.

New York Day de motionkicker en Vimeo.

Los dos pasados años, Samuel viajó en cuatro ocasiones a la ciudad de Nueva York para capturar toda su belleza y encanto en cientos de miles de fotografías, que después de un gran trabajo de post-procesado convirtió en un fascinante Time-lapse, uno de los mejores que hemos visto nunca sobre la capital del mundo.

El resultado es una obra de arte en sí, que merece ser disfrutada con las luces apagadas y sin ruido porque nos va a permitir trasladarnos hasta la ciudad estadounidense. Se trata de cuatro minutos repletos de luces y sonidos, que adornan las más de 25.000 fotos que fueron necesarias para cada uno de los minutos. Nos vamos a sentir cómo si realmente estuviéramos allí, rodeados de sus gentes, del tráfico y sus rascacielos. También nos permite comprobar que es una ciudad que se mantiene con vida las 24 horas, con millones de personas transitando sus calles a cualquier hora. Por último, resulta una maravilla comprobar como va variando el entorno por la luz a las distintas horas.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *