Descubre la Isla de Bréhat, la isla de las flores

Situada en plena costa de la Bretaña francesa se encuentra la isla de Bréhat, un auténtico remanso de paz y tranquilidad, lejos del estrés de las ciudades. El turista se encuentra con un lugar único, un pequeño paraíso que se caracteriza por la gran variedad de flora y fauna. De hecho, es también conocida como la «isla de las flores», ya que cuenta con flores de todo tipo: mimosas, hortensias, moreras, eucaliptos, camelias, aloes…. Pero si hay una que destaca y se convierte en símbolo de la isla es el agapanto, que tiñe de color violeta este lugar durante todo el verano. Por eso, es recomendable visitar la isla de Bréhat en primavera y verano, ya que es cuando podremos disfrutar de esta excepcional flora en todo su esplendor, pudiendo disfrutar de unos paisajes de gran belleza.

Brehat

Bréhat ofrece durante todo el año un microclima suave, siendo muy raro las lluvias o el mal tiempo. La isla ofrece también un gran número de especies de ave(más de 120), incluidas algunas exóticas como el agave o la viborera. Resulta una gozada oír por las mañanas los cantos de aves como los petirrojos, pinzones, golondrinas o carboneros.

A la isla se accede de forma muy cómoda y rápida en barco. Se trata de un viaje de apenas 10 minutos desde el pueblo de Ploubazdanec. Nada más llegar a Bréhat nos daremos cuenta del relax y paz que transmite la isla, así como del importante legado histórico que la contempla, como denotan sus casas señoriales y sus impresionantes jardines. Para asegurar la máxima tranquilidad en la isla, sólo nos podremos mover a pie o en bici, ya que los vehículos de motor están prohibidos. Tampoco tendremos mucho problemas en movernos, ya que las dimensiones de la isla son de tan sólo 3,5 km de longitud y 1,5 km de anchura. Realmente, está formada por dos islas unidas entre sí por un puente construido por Vauban.

Bréhat

Resulta idílico recorrer Bréhat en bici e ir admirando cada rincón de la isla, con sus calles de piedra, las calas salvajes, así como sus bellas propiedades y las flores que ofrece una explosión de color. El norte está dominado por espectaculares paisajes verdes, y al sur se encuentra el pueblo. Dada su posición estratégica, Bréhat asistió al enfrentamientos entre bretones, españoles, franceses e ingleses. Otro de los puntos importantes es la Iglesia de Notre Dame, del siglo XVII. En la puerta principal aparecen los nombres de todos los vecinos que murieron en las distintas Guerras Mundiales. Tampoco nos podemos perder la capilla de San Miguel, relativamente moderna ya que data del siglo XIX. Se encuentra situada en el punto más alto de la isla, lo que permite tener una vista panorámica de toda la isla.

En definitiva, la isla de Bréhat es un lugar excepcional para visitar, donde podremos disfrutar de una gran belleza natural y una tranquilidad total. Os dejamos con un vídeo que nos permite admirar este lugar especial situado en la Bretaña.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *