>Cosas de Viajes

Viaje a Stirling, la entrada a las Highlands de Escocia

Autor: Comentar
Comparte este artículo
14 marzo, 2018
Con un intenso pasado histórico a sus espaldas y muy diversos tesoros culturales en su interior, la ciudad de Stirling es una de las visitas obligadas cuando viajes a Escocia. ¿Preparado para emprender una travesía única a un destino de ensueño, situado a unos 70 kilómetros de Edimburgo? En ese caso, planifica tu equipaje y prepara tu entrada a las míticas Highlands de Escocia con nuestro blog de Viajes

Viaje a Stirling

Sus castillos, monumentos, casas señoriales, iglesias, abadías y parajes naturales hacen de una urbe como Stirling uno de los puntos de interés para todos los aficionados a Escocia. Pero antes de recorrer cada uno de sus rincones, vamos a trasladarnos al pasado de esta ciudad y descubrir sus orígenes.

Historia

Stirling se ha erigido como protagonista de la turbulenta historia que ha vivido Escocia durante sus últimos 700 años. Situado en la región central escocesa, el poder que ostentó esta urbe se debe, en gran medida, a su ubicación privilegiada en lo alto de una colina y también gracias al río Forth, que transportaba vida a la ciudad y que dividía el norte del sur, regiones que permanecerían unidas gracias al Stirling Old Bridge, el único puente de paso de los alrededores.

Habitada desde la Edad de Piedra, Stirling ha sido importante desde el punto de vista estratégico desde la invasión romana de Britannia.

Se decía que aquel que dominase Stirling, dominaría toda Escocia hasta el punto de que la ciudad fue conocida como “La llave del reino”. El castillo de la ciudad domina los campos de batalla donde se libró la Guerra por la independencia de Escocia. En él residió la reina María Estuardo, monarca de escoces y, posteriormente, también de franceses. La reina fue nombrada como tal con tan solo seis meses de vida.

La Iglesia de Holy Forth es una de las edificiaciones de mayor relevancia histórica de Escocia y famosa por ser la única en la que se ha celebrado una coronación en Reino Unido, además de la famosa abadía de Westminster.

Batalla de Stirling

No obstante, uno de los hechos más relevantes que marcaron la historia de este lugar fue la conocida como Batalla de Stirling. Todo comenzó cuando en el año 1297, estalló una revuelta campesina, que marcaría la Primera Guerra de Independencia de Escocia, en la que los escoces guiados por William Wallace contra el rey Eduardo I de Inglaterra.

Tras varias tácticas de guerrillas y escaramuzas que provocaron auténticos quebraderos de cabeza al monarca, finalmente los ejércitos se encontraron en septiembre de ese mismo año. La desigualdad numérica era importante, pues frente a los 7000 escoceses se encontraban los 25.000 infantes ingleses y 600 caballeros. Gracias a la potente descarga de flechas mandada por William Wallace, la infantería inglesa quedó destrozada. En su huida, los ingleses se toparon en el puente con los escoceses que querían frenarles el paso. Fue tal el peso de los soldados, que el puente terminó cediendo, muriendo muchos ingleses en el río Forth.



La batalla finalizó con un contraataque escocés, en el que los ingleses huían despavoridos. Desde entonces, con unas bajas que se cifraban en 5000-7000 para el Reino de Inglaterra y entre 2500 y 4000 para los escoceses, William Wallace será admirado.

Qué ver en Stirling

Tras conocer un poco de historia de la ciudad, ya estamos preparados para conocer algunos de los rincones de Stirling más importantes:

Castillo de Stirling

Una de las obras arquitectónicas más conocidas de Stirling es su castillo. Ubicado en la parte más alta de una imponente colina, el castillo, muy similar al que encontrarás en Escocia, domina toda la ciudad.

Una vez penetres entre los muros de esta magna estructura, no has de perderte estancias como el Gran Salón, la capilla, el Palacio Real y las cocinas, en las que se reproducen escenas de la vida cotidiana del castillo hace siglos. No sería desdeñable, tampoco, pasear por los jardines de la reina Ana o entrar en el Museo dedicado al regimiento de los highlanders, que participaron en varias guerras durante los siglos XIX y XX. Si te asomas desde las murallas podrás observar el monumento a William Wallace y los alrededores de esta urbe.

El precio por entrada es de 14,50 libras por adulto (8,70 libras en el caso de niños entre 5 y 15 años o de 11,60 libras en el caso de los desempleados y mayores de 60 años). Será gratuita para los menores de 5 años y los portadores de la Explorer Pass.

En cuanto al horario, de abril a septiembre es de 9:30 a 18:00 horas todos los días y de 9:30 horas hasta los 17:00 horas de octubre a marzo.

Stirling

Monumento a William Wallace

En homenaje al mítico héroe escocés, el monumento cuenta con una torre desde la que se podrán contemplar las mejores vistas de la ciudad. En su interior podrás contemplar la llamada Sala de los Héroes donde se expone una réplica de la espada de Wallace o los Aposentos Reales, donde los más pequeños podrán jugar a construir su propio monumento en miniatura. También podemos visitar la Sala de Armas o la Corona Real que se presentará como el mirador superior.

Se encuentra algo retirado de Stirling, pero merece la pena visitarlo.El precio para adultos es de 9,50 libras por adulto, para los niños entre 5 y 15 años de 5,90 libras, para mayores de 60 años unos 7,60 libras y gratuito para menores de 5 años.

Abadía de Chambuskenneth

A una media hora a pie de Stirling se encuentra esta abadía, fundada en el siglo XII que perteneció a los monjes agustinos. Debido a su antigüedad se ha conservado solo parcialmente. Gracias a su proximidad a Stirling fue abadía real. No eran pocos los monarcas escoceses que se acercaban a ella como Jaime III o Margarita de Dinamarca, siendo algunos de ellos enterrados en este lugar.

Con un acceso gratuito, permanece abierto entre abril y septiembre de 9:30 h a 18:00 horas todos los días.

Stirling Old Bridge

El mítico puente donde William Wallace derrotó a los ingleses fue reconstruido tras su destrucción en la batalla de Stirling. A pesar de su restauración, merece la pena visitarlo. Su acceso es totalmente gratuito y ofrece buenas vistas.

Es totalmente peatonal, por lo que podremos pasear a lo largo del mismo, siendo especialmente recomendable al atardecer, donde la puesta de sol nos aportará un momento de una belleza sin parangón.

Casa señorial Argyll´s Lodging

Muy cerca del castillo de Stirling se encuentra esta vivienda señorial del siglo XVII, que se presenta como un buen ejemplo de arquitectura renacentista. Era muy habitual que la nobleza construyese este tipo de residencias cerca del castillo. Sus habitaciones se han conservado con todo lujo de detalles. Podrás acceder con la misma entrada del castillo. Su horario es de 13:00 horas a 18:00 horas todos los días de la semana.

Muy cerca de esta casa se encuentra el palacio de Mar´s Wark, que aún transmite toda su majestuosidad, a pesar de que lo único que sobrevive es la fachada, figuras y escudos, además de muy diversas gárgolas dispuestas a su alrededor.

La cárcel victoriana de Old Town Jail

Posiblemente uno de los elementos más llamativos de este lugar sean las vistas panorámicas de la ciudad que podrás contemplar desde el planta superior, desde donde podrás ver la torre dedicada a William Wallace o el Parque Nacional de las Trossachs.

Podrás ver las celdas de esta prisión con actores que recrearán el ambiente de la época, así como una exposición sobre las condiciones de vida de las cárceles actuales. El precio es 5 libras para los adultos y gratuito para los menores de cinco años. Únicamente estará abierta de julio a septiembre, de 10:00 a 17:00 horas.

Parque Nacional de las Tossachs

Ubicado en la región central de Escocia, este parque se encuentra a medio camino entre Stirling, Glasgow y Edimburgo. Se encuentra dividido en cuatro zonas, cada una de las cuales cuenta con su propio paraje.

Una de ellas es el lago Loch Lommond, posiblemente el lago más grande en extensión de Gran Bretaña. Sus orillas están repletas de localidades como Luss o Balloch. Otra zona es Argyll Forest, uno de esos bosques frondosos de cuento de hadas, poblado por árboles centenarios.

Stirling

Tampoco nos podemos olvidar de otra zona como The Trossachs, formada por muy diversos lagos y valles de vegetación salvaje. Finalmente, podemos distinguir Breadalbane, rincón donde se encuentran las montañas más altas del parque, siendo conocido popularmente como “Tierra de Gigantes”. Aquí podremos encontrar entornos tan espectaculares como las cascadas de Dochart.

Cómo ir de Edimburgo a Stirling

Una de las formas más cómodas de hacerlo es coger el tren desde Edimburgo con Scotrail. El trayecto durará aproximadamente una hora y cuesta un total de 15 libras esterlinas.

También puedes optar por los muy diversos autobuses que salen de Edinburgh Airport, Edinburgh Station, 11 Queen St o de 23 The Mound. En Stirling, el autobús llegará a Stirling Bus Stop o Stirling Bus Station.

Si quieres conocer más sobre Escocia, te proponemos leer nuestro artículo “Turismo por Escocia“.

¿Qué os parece este recorrido por Stirling?, ¿conocíais esta ciudad?, ¿qué os parece?

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Europa