Tongeren, murallas medievales

Tongeren, la ciudad más antigua de Bélgica, tiene como su principal atractivo los restos de las murallas medievales. Estructuras que están cargadas de historias sobre resistencia, combate, gloria y derrota, de un pueblo pequeño, pero significativo para Europa.

Catedral de Tongeren

Tongeren fue fundada en el año 15 A.c. como centro de abasto para las tropas romanas. En estas circunstancias Tongeren se convirtió en un importante centro de comercio para las distintas regiones que la colindaban.

Tiene hoy en día una superficie de 8500 hectáreas que se ubican en las laderas de Haspengouw. Una población de alrededor de 30 mil que ha crecido sustancialmente después de la Segunda Guerra Mundial. El puerto de Maastricht es el principal referente económico de la ciudad, logrando importantes lazos comerciales con diferentes países.

Las murallas medievales de Tongeren, es una construcción semicircular que se hizo en el siglo XIII, famosas a nivel mundial, están construidas en su mayoría con piedras de silex.

Las torres de las murallas, que eran el ingreso a la ciudad, estaban cuidadas por uno de los comerciantes de la ciudad. Por ello, se le conoce como “la torre de los comerciantes” o “la torre de los encargados de tela”. Estas fueron destruidas por las tropas del Duque Enrique I de Brabante. Tongeren construyó otra muralla medieval en 1241, que rodea actualmente el centro de la ciudad. Esta muralla en el siglo XV fue gravemente dañada, y en el siglo XVII, las tropas francesas destruyeron gran parte de las estructuras que habían resistido dos siglos atrás.

Estatuas en Tongeren

En los alrededores de la ciudad, han resistido al paso del tiempo unas cuantas estructuras de la muralla del siglo XII, una pared de 4,5 metros de largo, que cuando funcionó como defensa su altura era casi de 6 metros, y se encontraba fortificada por torres.

Otra muralla importante es la puerta de Morenpoort, construida en el siglo XII, que fue gravemente dañada por los franceses en 1673, y restaurada en 1892 y 1958, convirtiéndose en un museo de armas después de la segunda reconstrucción.

Por estas maravillas que esconden cada pedazo de muralla no debes dejar de visitar Tongeren una ciudad donde la historia sobrevive entre sus calles.

Imagen 1 | Toutouke

Imagen 2 | Fsaid

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *