Praga; viaje a la joya checa

praga
La ciudad vieja, la capital de la antigua Europa, la ciudad dorada.  Praga es el corazón de la República Checa y del viejo continente, se yergue madura y bella como una dama bañada por el Moldava mirando hacia el sur y a sus lagos y ríos que tocan verdaderas preciosidades.

La ciudad de Kafka, la cerveza, el teatro negro y el cristal. Praga es una belleza mayor, pero llena de vida.

La República Checa, centro de la Europa medieval, rodeada por Polonia, Eslovenia, Austria y Alemania, es un destino único y sin lugar a dudas imprescindible en la agenda de todo viajero, tiene el romanticismo, la historia, la cultura, castillos y ciudades que son patrimonio de la humanidad, la Ciudad Dorada como punto de partida hacia varias excursiones y visitas fuera de serie.

Cada hora en la zona más concurrida, la plaza histórica de la  Ciudad Vieja, se congrega una multitud para ver el canto del gallo, en lo alto de la torre se puede ver el reloj astronómico una reqliquia mundial, salen de diferentes huecos marionetas, música y movimiento para dar la hora en punto. La plaza tiene como 2 partes, es enorme y desde ella se llega andando al puente de Carlos, La torre de Pólvora, el Castillo, la calle Paris, para llegar al Josefow o barrio judío, con el cementerio judío y el mayor museo judío  de Europa, toda esa zona es un tesoro arquitectónico, antiguo y romántico que invita a paseos tranquilos y a observar y devorar todo lo posible con los sentidos.

Esas antiguas calles empedradas, trasmiten historia y te traslada a otras épocas, la música en el puente de Carlos, también aporta ese toque medieval, mezclada con incluso jazz en otra esquina, pero siempre con esos toques de flautas y guitarras de otros siglos. Praga es una ciudad bohemia no sólo por el cristal sino por sus gentes y su ambiente, es como vivir un cuento de hadas en unos días maravillosos. Escenario escogido en el mundo del cine para infinidad de reodajes fílmicos.

praga2

Praga es algo que hay que disfrutar con calma, tal y como te sirven una cerveza, según ellos, inventaron la cerveza Pilsner de la que proceden casi todos los tipos de cervezas y es la mejor del mundo, para el amante de esta bebida es un verdadero placer ver cómo te la sirven, sin gas lentamente, en tres veces van llenando la enorme copa seguramente con el borde de oro, es sabrosa incomparable, la producción de cerveza y el pescado de lagos es son el punto más importante de la zona sur del país. Los checos son los mayores consumidores de cerveza del mundo, consumen 163 litros per cápita anual y la más grande variación de marcas y tipos. También cuentan con unos licores de hierbas, ciruelas o cerezas inmejorables. La gastronomía es especial y muy amplia, teniendo en cuenta de los países que rodean al país se puede entender que la influencia Alemana es importante, embutidos, salchichas,  panes, hojaldres, y todo tipo de carnes, pescado de agua dulce y mucho vegetal.

Desde Praga el viaje obligado es visitar Bohemia, a 130 kms está Ceske Budejovice, muy cerca encontramos Cesky Krumlow, villas medievales, barrocas, con museos y el Moldava siempre cerca vigilante.

Praga y sus villas próximas es un verdadero parque cultural y atractivo para todo visitante, no hay que faltar a una representación del teatro negro de Praga, visitar la réplica de la Torre Eyfiel, regalada por Francia, y los 7 puentes principales sobre el río Moldava, montar en el tranvía y ver el parque de la danza de las aguas, un espectáculo musical de fuentes que jamás se olvida. Las compras son una tentación, cristal de Bohemia en la misma fábrica, marionetas, porcelana y artesanía.

Sus noches son movidas, una buena cena y música que se puede encontrar fácilmente caminando por la ciudad vieja. Praga parece un lugar de cuento y es una ciudad de leyenda, el corazón de Europa

Contenidos relacionados

Un comentario en «Praga; viaje a la joya checa»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *