Un paseo por Trinidad de Cuba

Coche Viejo en Trinidad Cuba

Pasear por sus calles es conocer la historia a través de sus casas y edificios. La Plaza Mayor es un interesante punto de partida, y en el siglo XVIII sería el centro desde el que se desarrollaba toda la vida de la villa. A su alrededor encontraremos los edificios a más interesantes de finales de ese siglo y del posterior.

Entre las cosas que más se destacan en Trinidad se encuentra el museo Romántico, que es en realidad un palacete de 1808. En su interior hay una exposición de elementos decorativos que pertenecieron al lujoso mundo de la aristocracia del momento. Sin entrar en su interior, podemos observar también la fachada, que sigue conservando su aspecto original.

El museo de Arquitectura, el museo de Arqueología y el de Historia son tres visitas realmente recomendables. Si se puede, no hay que perderse la vista de la villa desde la torre mirador de este último museo, que ofrece una panorámica de la ciudad en la que se aprecia el singular contraste de los tejados rojos y los colores de sus fachadas.

Museo Romantico Cuba

Otro de los exponentes de la arquitectura de la zona, en este caso de tipo militar, es la Plaza de Santa Ana o Antigua Cárcel de la ciudad, que ahora se acaba de reconstruir. La villa está llena de edificios coloniales, como la casa Malibran, que destaca porque es una de las pocas casas de dos niveles que podremos encontrar en Trinidad de Cuba.

Y como siempre que visitamos otros lugares, es recomendable darse una vuelta por algunos de los locales más populares de la zona. Para los amantes de la música, el destino ideal es la Casa de la Trova. La taberna La Cachánchara es el lugar ideal para descansar y probar la típica bebida del mismo nombre.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *