México: El Sótano de las Golondrinas

La naturaleza no deja de sorprendernos con lugares únicos que en algunos casos parecen casi irreales de lo sorprendentes que son. Es el caso del Sótano de las Golondrinas, un abismo natural situado en el poblado de Aquismón, en el estado mexicano de San Luis de Potosí. Este pozo natural cuenta con una profundidad total de nada menos que 512 metros, 376 de los cuales son en caída libre. Situado a nivel del suelo, tiene un diámetro de casi 60 metros, que alcanza los 300 metros en su apertura máxima. Cifras que nos permiten hacernos una idea de lo imponente de su presencia.

sotano-de-las-golondrinas

Un gran agujero que fascina e impone a partes iguales. Y es que cuando miramos hacia su interior no vemos más que la más absoluta oscuridad, tanto que da respeto incluso acercarse al borde. Parece casi un abismo infinito, pero que al mismo tiempo está lleno de vida en su interior. Además, se encuentra situado en un entorno de una belleza única, con ríos, cascadas y una vegetación exuberante que, de repente, parece terminarse al llegar a esta cueva.

A pesar de que le dieron nombre, en su interior no encontramos golondrinas, sino vencejos. Y es que este interminable sótano natural es un valioso refugio natural de aves. De hecho, resulta un espectáculo indescriptible ver en los amaneceres y atardeceres el vuelo de miles de vencejos, así como unos loros que son conocidos como Cotorras de cueva, que salen hacia el exterior en forma de espiral.

El origen de esta cueva es kárstico y se formó por la erosión del agua en una falla impermeable de piedra caliza. A pesar de que este gigantesco nido se formó durante miles de años, su descubrimiento no tuvo lugar hasta el año 1976 por un equipo de ornitólogos que estudiaban las especies de las aves de la zona. Con el paso de los años se ha convertido en un lugar de gran interés no sólo para científicos, sino también para todos los turistas amantes de la naturaleza, las aves y también de los deportes extremos. Su descenso ofrece unas vistas casi que parecen sacadas de alguna novela de Julio Verne. Cada año, cientos de valientes se lanzan al vacío para experimentar sensaciones parecidas a las de las aves que la habitan.

Os dejamos con un vídeo, perteneciente al documental Planeta Tierra de la BBC, que nos permite disfrutar de esta maravilla de la naturaleza, así de espectaculares saltos base con parapente en la cima.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *