Lugares con encanto: Parque Natural de la Albufera

Valencia no solo es una provincia de playas y montañas, sino que también alberga un gran número de monumentos históricos y arquitectónicos. Pero el número de atractivos que ofrece al visitante es innumerable, entre los que destaca su gran belleza natural y los contrastes.

Entre las numerosas experiencias que nos ofrece, destaca el Parque Natural de La Albufera, una laguna costera y humedal que se encuentra rodeada de arrozales. Un lugar especial situado a menos de 10 de la ciudad de Valencia y que merece la pena descubrir para admirar su enorme belleza. Una visita muy cómoda por su cercanía de la ciudad y muy recomendable ya que nos permite disfrutar de atardeceres espectaculares, paseos en barco por su interior, practicar la pesca, pasear a pie o simplemente disfrutar de un entorno tan bello. Además, es un lugar cargado de magia por su luz, por lo es un sitio perfecto para realizar fotos sin parar.

Al llegar al parque tenemos múltiples opciones, como pedir a algún capitán que nos de algún paseo por la laguna en barco, con la posibilidad de disfrutar de la gastronomía de la zona, con el arroz como gran protagonista. Un paseo al atardecer es una experiencia única y cautivadora que merece la pena vivir.

En la Albufera también se puede asistir a la pesca de la anguila, que después será utilizada para elaborar el «All i Pebre», el plato típico de esta zona. Resulta ciertamente delicioso. Además, para disfrutar aún más de la rica gastronomía de la zona nos podemos dirigir a algunas de las poblaciones cercanas como El Palmar, en las que podremos disfrutar de los platos más típicos de esta región, como la Paella, el arroz a banda o el arroz meloso de Bogavante.

La riqueza natural de este entorno se encuentra potenciada también por la presencia de numerosas especies de aves que se pueden ver desde algunos de los miradores habilitados.

Salvo en verano y los fines de semana, que está muy concurrido, el resto del año es un lugar muy tranquilo que permite desconectar de la rutina diaria y disfrutar de una puesta de sol maravillosa. Para culminar nuestra visita, nada mejor que darnos un baño en la playa que se encuentra a tan sólo 500 metros.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *