Suiza es uno de los países que se encuentra en el corazón de Europa Occidental, y es un punto de encuentro de tres grandes culturas europeas: alemana, italiana y francesa. El ambiente cosmopolita contrasta claramente con los paisajes vírgenes, en una curiosa mezcla que merece la pena visitar.

102457299_01501fd664

Si hablamos de cosmopolitismo, no podemos pasar por alto la ciudad de Zurich, cercana a los Alpes y en la que el ambiente multicultural y la gran oferta de ocio que ofrece al visitante son realmente llamativas. Un lugar perfecto para ir de compras: relojes, chocolate, y un queso excelente.

La calle comercial más importante de Zurich es la Bahnhofstrasse, aunque también destacan Zurich-West o el barrio de Aussersihl, sobretodo para aquellos a los que les gusta la moda. En el casco antiguo destacan las tiendas de antigüedades y las librerías. Y es que la oferta cultural de Zurich es amplísima: no en vano dispone de 14 museos de arte, entre un total de más de 50.

El Kunsthaus, con importantes obras que muestran los momentos más importantes del arte europeo desde la Edad Media es realmente interesante, aunque el Museo Rietberg también merece una visita, ya que ofrece una colección apasionante de obras de India, China y África.

1469932832_dd8e4af9b5

Ginebra es otro de los puntos claves de Suiza, ubicada en la bahía en la que el Ródano sale del lago Leman, sede europea  de la ONU y también muy cosmopolita. A su alrededor, montañas impresionantes y un lago que deja con la boca abierta a quienes lo contemplan por primera vez.

En el casco antiguo de la ciudad, destaca la catedral St.Pierre, que ofrece des de su torre unas vistas impresionantes. La Place du Bourg de Four es el centro de la ciudad, desde la que se puede empezar un paseo por las calles que salen desde ella, repletas de tiendas. Desde aquí, se puede llegar hasta la Grand Rue, lugar de nacimiento de Rousseau y una de las más antiguas y mejor conservadas de Ginebra.

Destaca el Jet d’eau, un surtidor de agua junto al lago Leman, del que sale agua hasta una altura de 140 metros, y que se ha convertido en el símbolo de Ginebra. En el lago, se pueden tomar las mouettes, o taxis acuáticos, para pasar a la otra orilla, aunque también existe la posibilidad de realizar cruceros y disfrutar de sus paisajes, castillos y montañas.

2664079380_b3c512fdab

Ginebra tiene también una amplia oferta de museos, y destaca el Grand Théâtre, perfecto para los amantes de la música. Lucerna, una ciudad llena de plazas e iglesias muy interesantes; la zona de Montreaux o Zermatt, al pie del monte Cervino (con el encanto de las aldeas suizas) son algunos de los lugares que puedes recorrer.

Imagen1, Imagen2 e Imagen3 sujetas a licencia C.C. Flickr

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *