El Rijksmuseum de Amsterdam

Todo el mundo ha oído hablar del famosísimo Rijksmuseum (Museo Nacional) en Ámsterdam, visita obligada para todos aquellos que viajen a la capital holandesa. Sin embargo, y debido a su extensión, a veces caemos en el viejo error de deambular por el interior del edificio perdiendo horas. Aquí va nuestra reseña de los artistas más importantes.

1 comentario
adm834ha
miércoles, 29 abril, 2009
Sujeta a licencia Creative Commons de reconocimiento/ Autor: josef.stuefer


Hoteles en Amsterdam

El más destacado, que nadie que acudiera al museo se debería perder, es Rembrandt van Rijn, el maestro holandés del claroscuro. Incluso para quienes no estén muy interesados en su tipo de arte, es recomendable visitar La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp, muy importante si se quiere entender la mentalidad de la época y de los avezados marinos y técnicos holandeses, que buscaban el progreso de la ciencia por encima de todo.

La hermosa Ronda de noche, con su magistral uso del tenebrismo de fondo y las manchas en blanco, es otra obra que no se pueden olvidar.

Otro artista muy importante sin duda es Johannes Vermeer. Más realista que Rembrandt pero no por ello menos original, el famosísimo autor de La joven de la Perla (cuadro que, sin embargo, se encuentra en el Museo Mauritshuis, en La Haya) está representado en el Rijksmuseum por cuadros tan famosos como La lechera.
Por último, les destacamos también a Jan Steen, un artista holandés de la misma época que los otros dos colosos, pero no tan conocido.

Sin embargo, es esencial para todos aquellos viajeros que deseen conocer en profundidad la cultura y la manera de ser de los holandeses. Especialmente en el sur, donde el rigor protestante no caló tan hondo, la sociedad holandesa de la época se desenvolvía en un clima de rigor religioso pero sin embargo de alegría de vivir inusual para sus convecinos de la Holanda norteña.

Así, encontramos cuadros como La fiesta de San Nicolás, en la que se critican sin duda diversos defectos y vicios considerados pecados por la sociedad, pero a la vez se proporciona una mirada cómplice, algo indulgente, sobre los personajes que los están cometiendo.

Obviamente, no sólo estos tres artistas se encuentran representados en el Rijksmuseum, aunque sí son imprescindibles para aprovechar bien la visita. Una pinacoteca de tanta importancia como el Museo Nacional en Amsterdam seguro que calará hondo en los visitantes que amen la pintura e incluso en todos aquellos que no estén particularmente interesados, pero quieran aprender más sobre las costumbres y el alma holandesa.

Imagen:josef.stuefer

Contenidos relacionados

Un comentario en «El Rijksmuseum de Amsterdam»

  1. Cristian dice:

    Estuve hace unos años en el Museo Rijksmuseum y la verdad que no lo dejo de recomendar.

    muy completo el blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *