Casarse en las Cataratas del Niágara

Tengo un amigo que acaba de casarse. Esto no sería nada extraño si no fuera porque ha contraído matrimonio ni más ni menos que en las Cataratas del Niágara, a bordo del célebre barco del Maid of the Mist, aquel que os lleva hasta los pies de la propia catarata.

niagara

Este barco os lleva en un tour hasta el borde mismo de la catarata, y es uno de los mejores lugares para poder contemplar esta maravilla de la naturaleza. Desde el barco sentiréis el rugido atronador de la caída de agua, y a buen seguro os llevaréis el mejor sabor de vuestra estancia aquí.

Al parecer, no resulta extraño casarse a bordo de este barco, o hacerlo en las Cataratas del Niágara. Es una opción que ya han escogido muchos turistas, y seguro que no es más seguida porque no se sabe del todo que exista esta posibilidad.

Claro está, hay que seguir una serie de requisitos para poderos casar a bordo del Maid of the Mist. Evidentemente, lo primero es obtener el permiso de la empresa encargada del barco, y sobre todo, que dispongamos de un sacerdote nosotros mismos. Otra cosa es el precio, ya que suele ser bastante caro. El barco suele llevar a unas cien personas en cada viaje, por lo que imaginaros que, para sacarle ganancias, el montante del alquiler del barco es superior. De todas maneras, existe la posibilidad de que una pareja se pueda casar a bordo del barco en cualquiera de los viajes que haga el barco hasta las cataratas.

Vosotros ponéis el sacerdote y todo lo demás, pedís permiso a la empresa con bastante antelación, y todo solucionado. De todas maneras, hay que tener en cuenta otra serie de cosas. Por ejemplo, hay que sacarse una licencia de matrimonio de la provincia de Ontario, en Canadá. Os lo expiden en el Ayuntamiento de Niágara Falls por cien dólares.

Os aconsejamos que habléis cuanto antes con la empresa del barco para decirle con antelación la fecha en la que queréis casaros, para que ellos tengan todo preparado, o estén al tanto de ello. Casarse en las Cataratas del Niágara no resulta tan complicado, sólo hace falta tiempo para planificarlo, y reservar con antelación.

Imagen sujeta a licencia CC

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *