Wismar, excursión al norte de Alemania

Wismar Markt

Cuando llegamos a ella apenas la conocíamos. Sin embargo, el ambiente encantador que desprende una ciudad como Wismar, al norte de Alemania, nos dejó un grato sabor de boca. Ciudad histórica donde las haya, se trata de una maravillosa excursión en el país germano.

Las iglesias góticas de ladrillos rojos de Wismar nos recordaron a muchas de las que podemos ver en las ciudades del Báltico. Por ejemplo, acercaros a Saint Marien, Saint George y Sant Nikolai, tal vez las mejores de la ciudad.

Saint Marien se halla al sur de Wismar, con una altura de 80 metros. Resulta increíble que sobreviviera a los intensos bombardeos que sufrió Wismar en la Segunda Guerra Mundial. Si entráis en ella veréis una exposición que os hablará de la historia de esta iglesia.

La Iglesia de Saint George fue construida en 1255 y también sufrió los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo fue restaurada y hoy la podemos ver en perfecto estado. Suele acoger exposiciones, conciertos y los servicios de Semana Santa más importantes de Wismar.

Saint Nikolai también escapó de milagro a los bombardeos de la guerra. Fue construida en 1508 y cuenta con un impresionante órgano del siglo XVII o una pila bautismal del siglo XIV, dos piezas a ser tenidas muy en cuenta.

Además de estas tres iglesias tenéis que pasear por el centro histórico de Wismar. Sus calles empedradas encierran una amalgama de edificios centenarios, iglesias históricas y un antiguo puerto. Me encantó la Markplatz, con su Alter Schwede Market Hall y el Wasserkuntz, una especie de acueducto construido en el siglo XVII.

Junto a la Iglesia de Saint Nikolai podéis ver el Museo Schabbelhauss, con su colección privada de pinturas al óleo y objetos de arte religioso. Desde Saint Nikolai un corto paseo os llevará a la Lohberg Watergate, puerta de entrada al antiguo puerto, que data del siglo XV. Es la única puerta de las cinco que tenía la ciudad que quedan en pie. Echar un vistazo al puerto, uno de los lugares más animados de Wismar.

Antes de volver a la Markplatz os aconsejo visitar la Iglesia del Espíritu Santo, una iglesia de ladrillo rojo que data de 1250. A Wismar podéis llegar perfectamente en tren o en coche. El viaje es muy recomendable ya que, además de ver una de las ciudades más históricas del norte de Alemania, los paisajes de esta excursión son maravillosos.

Imagen de wikipedia

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *