Visita el Partenón de París

Quizás no sea tan famoso como la Torre Eiffel o el Museo del Louvre, pero si tenéis pensado viajar a París, no podéis faltar a vuestra cita con el Panteón de París, un lugar en donde la cultura, la historia y la arquitectura francesa se funden en uno solo.

Partenón París

La historia de la construcción del Panteón es cuanto menos curiosa. Luis XV prometió en 1744 construir un edificio en homenaje a Santa Genoveva, patrona de París, si se recuperaba de una enfermedad. Al ser así, ordenó la construcción del Panteón en 1758, pero por problemas económicos no pudo concluirse hasta 1789.

En su origen se pensó que fuera una iglesia para la santa, pero al final se convirtió en lugar de descanso eterno para algunos de los héroes de la Revolución Francesa, como Voltaire y Rousseau, además de celebridades francesas como Víctor Hugo y los Curie.

El Panteón se sitúa en el Barrio Latino, y muestra un estilo neoclásico, con grandes columnas corintias en su fachada, como en el Panteón de Roma. En el centro hay una cúpula, que recuerda al Tempietto de Roma, con una altura de 85 metros. Fue esta cúpula la que inspiró a Foucault para intentar demostrar sus investigaciones sobre el movimiento de la tierra, de ahí que haya un enorme péndulo en el centro del Panteón.

En una esquina del péndulo hay una placa en recuerdo de Antoine de Saint Exupery, el autor de El Principito, que desapareció en el Mediterráneo en un vuelo de reconocimiento en 1944.

Sin embargo, una de las grandes razones por las que visitar el Panteón se encuentra en su cripta. Al entrar en ella se puede leer una inscripción que dice en francés «Para los grandes hombres de la patria». Y es que aquí descansan grandes hombres ilustres franceses, como los filósofos Voltaire, Rousseau y Descartes, los escritores Víctor Hugo, Emile Zola y Alejandro Dumas, el inventor Louis Braille, el químico Pasteur, así como Soufflot, el arquitecto del Partenón.

Es imposible por tanto no visitar este lugar sagrado para los franceses, en el que, además de la arquitectura y la belleza del lugar, descansa la flor y nata de la historia del pensamiento y las artes francesas.

Para visitarlo hay que tener en cuenta que abre todos los días de 10.00 a 18.00 horas. La entrada cuesta 7 euros para los adultos, 4,50 euros para los jóvenes entre 17 y 25 años, y gratis para los menores de 17 años. Para llegar, la parada de metro más cercana es la de Cardinal Lemoine.

Imagen de wikipedia

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *