Turismo en Marrakech

Turismo en Marrakech

Medersa Ben Youssef

Marrakech es una de las ciudades más destacadas de Marruecos. En ella, viven más de millón y medio de habitantes y posee numerosos monumentos, declarados Patrimonio de la Humanidad. Este hecho que hace del turismo una fuente económica imprescindible para el país.

Además, es la ciudad marroquí favorita de los turistas españoles y de la Jet Set Internacional. Todavía hoy se desconocen los orígenes de Marrakech. Los estudiosos coinciden en que comenzó siendo un campamento militar, creado por Abu Bekr, jefe almorávide, en 1070. Fue el sucesor de éste, Yusef Ben Tachfin, quien decidió convertir el campamento en una gran ciudad.

En Marrakech podéis llevar a cabo un sin fin de visitas porque es casi imposible enumerar todos los lugares turísticos y monumentos que tienen cabida en esta ciudad. Pero os vamos a dar algunas claves de las zonas más importantes, desde el punto de vista del turismo.

Por ejemplo, habéis de visitar las murallas, hechas de adobe y con un color que se ve distinto dependiendo de la hora en que las visitemos. Dentro de estas murallas, no podéis dejar de acudir a la Puerta de Bab Doukkala, la de Bab el Khemis, la Puerta de Bab el Jadid, la de Bab el Debbagh, la Puerta de Bab er Robb y la de Bab Agnau.

Es de obligada visita el Palacio Real de Dar el Makhzen. Es de origen almohade y, en él, vivieron diferentes dinastías. Dentro del palacio destacan el patio de armas, o Mechouar, que os llevará al Gran Mechouar.

Como sabéis, los jardines son lugares de ensueño en Marruecos y Marrakech no se queda corta. Podéis visitar distintos jardines, pero los más importantes son: El Jardín del Agdal y el Jardín de la Menara donde el agua, los olivos y las palmeras cobran un protagonismo especial.

En cuanto a las mezquitas, Marrakech cuenta con más de 300. Las más destacadas son La Mezquita de La Koutoubia, también conocida como la de los libreros; la Mezquita Ben Youssef (fotografía) y la Medersa Ben Youssef, que se ha convertido en uno de los monumentos más importantes de la ciudad.

También debéis visitar la Plaza de Jemaa el Fna, declarada Patrimonio Oral de la Humanidad por la UNESCO. Es uno de los ejemplos de lo que fueron las plazas en la época medieval. Si podéis, acudid a la plaza por la noche porque la iluminación hace de ésta algo impresionante.

Tampoco podéis marcharos de Marrakech sin haber conocido sus zocos. De entre todos los zocos de la ciudad destaca el zoco Semmarin. En él podréis disfrutar regateando con los ciudadanos marroquíes y comprando todo tipo de detalles. Está situado muy cerca de la Plaza Jemaa el Fna.

Si tenéis tiempo suficiente siempre podéis acudir a las Tumbas de los Saadíes, al Palacio Badi, a la judería o El Mellah, al Palacio de la Bahia, al barrio Sidi Bel Abbès, a la Fuente Chrob ou Chouf, a la zona de El Guéliz y al Jardín Mojarelle.

Si lo que queréis es impregnaros de la cultura marroquí, hay numerosos museos que podéis visitar como el Museo de Marrakech, el Museo Dar Si Saïd, la Casa Tiskiwin, el Museo Majorelle y el Museo Bert Flint.

Vamos ya a centrarnos en las excursiones que podéis hacer una vez llegáis a Marrakech. Por ejemplo, podéis hacer el Circuit de la Palmeraie. Podéis hacer esta excursión bien en coche o en calesa en las que recorreréis unos 22 kilómetros de cultura e historia.

También tenéis la posibilidad de hacer una excursión a Tameslouht, un importante centro religioso rodeado de naturaleza y jardines infinitos. El recorrido consta de unos 19 kilómetros en los que aprenderéis mucho sobre la religión musulmana.

A su vez, podéis acudir al Mausoleo del Rey de Sevilla, un recorrido de 28 kilómetros, en los que conoceréis la historia del Rey de Sevilla y de su relación con Marrakech.

El Valle del Ourika es también un lugar perfecto para hacer una excursión. En ella, haréis un recorrido de 45 kilómetros en el que observaréis cómo son los pueblos colgados de las laderas de las montañas, observaréis sus aguas y conoceréis los grabados rupestres de la zona.

Además de estas excursiones también podéis hacer la visita a Oukaïmeden, a Chichaoua, a Demnate, a las Cascadas de Ouzoud, a la Kasbah de Téleouet, a Beni Mellal, a Toubkal que es la cumbre más alta de Marruecos, o hacer la Ruta del Mirador de Tizin’Test en el suroeste de Marrakech.

Como veis, el turismo en Marrakech no se acaba nunca. Tenéis miles y miles de lugares que visitar y miles y miles de ciudadanos con los que relacionaros. Sólo nos queda deciros: ¡A disfrutar de la cultura y la historia de Marrakech!

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *