Entornos paradisíacos, playas y calas de ensueño, parajes de una belleza sin parangón, delicias culinarias atrayentes y seductoras o diversión sin límites, especialmente bajo la plateada luz de la luna, son algunas de las maravillas que nos presenta la isla de Ibiza, ¿la quieres conocer un poco mejor?, entonces sigue leyendo.

Turismo en la isla de Ibiza

Bañada por las aguas del Mar Mediterráneo, Ibiza conforma una de las bellas y cálidas islas del archipiélago Balear , que cada año se deja seducir por un número mayor de turistas que, ávidos de curiosidad e interés por conocer lo que se esconde tras cada uno de sus rincones, se dirigen a este destino. Los datos oficiales nos hablan de que se roza la cantidad de los tres millones de turistas. En este entorno se produce una dualidad que atrae a personas de todas las edades: por un lado tenemos la paz que destila la costa de esta isla y, por otro lado, el ritmo que desata Ibiza durante la noche en algunos de sus clubes y discotecas más famosos. De esta forma, aquellos que acudan a esta isla podrán asistir a una transformación atrayente y seductora, al pasar del encanto y tranquilidad de la isla bajo los cálidos rayos dorados del sol, a la diversión, música y entretenimiento, coincidiendo con la salida de la luna en la ensombrecida bóveda celeste. Durante la noche, la vida en la isla se despierta en la misma ciudad de Ibiza y en el enclave de San Antonio Abad, donde abundan las discotecas y locales nocturnos. Además, has de recordar que durante la época estival, muy diversos productores y DJ´s musicales de renombre se dirigen a este enclave para hacer llegar su rítmica melodía a sus habitante .

¿Qué ver en Ibiza?

Una vez hayas efectuado este trámite, uno de tus primeros destinos es la propia ciudad de Ibiza, cuya magia se debe en parte a las muchas excentricidades y creatividad que se esconde detrás de cada esquina. Uno de los enclaves de obligada visita en esta urbe es Dalt Vila, un barrio antiguo situado en la parte superior de la ciudad y arropado por una muralla que ya fuera erigida durante el siglo XVI. Una vez hayas recorrido sus empinadas calles dominadas a ambos lados por casas encaladas, te espera una de las grandes maravillas de esta isla: una panorámica de todo el enclave, por medio de la que casi podrás rozar con la punta de tus dedos cada pequeño rincón. La Plaza de la Vila, baluartes de la muralla para obtener grandes vistas, la catedral de la Virgen de las Nieves de construcción medieval  o su Ayuntamiento erigido en un antiguo Convento Dominico son algunos de sus puntos más llamativos. Además de Dalt Vila, en la ciudad de Ibiza no has de perderte su puerto deportivo, en cuyas terrazas podrás gozar de grandes y exquisitos manjares, además de desfiles de gogós que te sorprenderán.

viajar a Ibiza

No obstante, si lo que buscas es alojamiento barato y contemplar puestas de sol de una belleza sin parangón, te proponemos acudir al antiguo poblado de campesinos y pescadores de San Antonio. Hoy en día, erigido como uno de los centros más aclamados por los turistas en la isla, te proponemos dejarte sorprender por unas vistas increíbles desde el llamado Café del Mar. A pesar de que su playa no es muy atrayente, sí es muy suculenta por su facilidad para acceder a su interior. Los turistas ingleses se acumulan en la Calle de Santa Agnes, donde la diversión está más que servida. Aunque, si lo que pretendes es alejarte del mundanal ruido y de la cotidianidad de tu ciudad natal, te recomendamos acudir en tu coche alquilado al pueblecito de Santa Gertrudis, donde podrás encontrar muy diversos bares y restaurantes que te permitirán conocer y degustar algunos de sus platos más típicos y a precios bastante asequibles al bolsillo. También dispondrás de muy diversas tiendas de artesanía y antigüedades para elegir. Igualmente, si lo que deseas es vivir un momento romántico y especialmente agradable en pareja o al lado de tu familia, lo mejor es asistir a Santa Eulalia del Río. Al igual que el anterior, nos encontramos ante uno de los pueblos más tranquilos de la isla. No has de perderte su barrio antiguo, lleno de encanto, su paseo marítimo y puerto deportivo, así como el casco histórico de la ciudad y, por supuesto, sus playas y calas. Muy entrañable y encantador es también el conjunto de casitas blancas que se concentran en la llamada colina del Puig de Missa, en cuya cima se erige la iglesia de la Ciudad. Otra de las visitas que no te puedes perder es la llamada Cueva de Can MarÇa con más de 100.000 años de antigüedad. Su paraje de estalactitas y estalagmitas dejará impresionados a todos aquellos que no hayan visitado previamente este tipo de formaciones naturales. Finalmente, puedes tener acceso al pueblo de San Carlos, donde podrás degustar licores tradicionales de hierbas ibicencas. ¿Qué os parece la isla de Ibiza?, ¿conocéis algún otro rincón a tener en cuenta?

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *