Minas Gerais, tierra del oro

En pleno siglo XVIII un rumor se extendía entre las gentes del Nuevo Mundo: se estaba encontrando oro en las regiones que parecían inhóspitas, llenas de montes escarpados y bosques tropicales que pocos se atrevían a explorar.

0 comentarios
adm834ha
lunes, 10 agosto, 2009
344378700_03f3e1e2b4

Hoy, se puede recorrer esta zona de Minas Gerais de una forma diferente, siguiendo el legado de este momento histórico. Las primeras pepitas se encontraron en Ouro Preto, que se llamaba entonces Vila Rica. Hoy en día es Patrimonio de la Humanidad, y pasear por sus calles es una buena forma de descubrir sus casas blancas y sus iglesias encaladas. Loa habitantes del Viejo Continente llevaron hasta allí el estilo del barroco, que se mezcla con los colores más vistosos típicos de las colonias.

2058770922_b5fa468ccd

Destaca la iglesia Matriz de Nuestra Señora del Pilar, con tallas de madera realmente impresionantes. También merece la pena ver la de San Francisco de ASís, de Aleijadinho, un artista lisiado que a pesar de su enfermedad seguía esculpiendo.

El Museo de la Mineralogía es una parada casi obligada, y después se puede tomar el tren Mª Fumaça hasta Mariana. El viaje es realmente impresionante, pero acabaremos paseando por las minas del Passagem, recorriendo los 30 kilómetros de sus pasadizos. Por cierto, que estuvo dando oro hasta hace muy poco: 1984.

Pero esta muestra del floreciente pasado de la zona de Minas Gerais contrasta con toda la actualidad que nos ofrece Belo Horizonte, lugar en el que podemos encontrar edificios de Oscar Niemeyer, más contemporáneos, siguiendo el estilo de Le Courbusier y dando un aire mucho más actual a la región.

Minas Gerais tiene también otras muestras de su actualidad más rica y activa: Inhotim es, por ejemplo, el lugar para descubrir algunas de las obras de arte contemporáneas más relevantes.

2057908095_7c7e043c33

Y una localidad que no se puede dejar de visitar es Diamantina, una localidad que contaba con grandes cantidades de oro y de diamantes, y hoy en día es un lugar que respira arte y música por los cuatro costados. Allí, dos sábados al mes desde mayo hasta octubre distintos artistas, según una tradición que viene desde el siglo XIX, varios artistas llenan todos los rincones de Diamantina con sus voces y su música (a partir de las 9 de la noche, en la Rua de Quitanda y la plaza principal).

Sin duda, la zona de Minas Gerais es una de las más interesantes que nos ofrece Brasil, aunque hay que reconocer que es un país lleno de lugares increíbles.

Imagen1, Imagen2 e Imagen3 sujetas a licencia CC

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *