Malta, navidades a la mediterranea

A poco más de un mes para que llegue la Navidad, es el momento de comenzar a planificar nuestras vacaciones. Por ese motivo, en CosasdeViajes os seguimos ofreciendo distintas propuestas para celebrar unas fechas tan especiales de una forma distinta a lo habitual. En esta ocasión viajamos hasta Malta para disfrutar de unas navidades a la mediterránea.

El archipiélago se llena de luces y belenes para celebrar por todo lo alto su cálida navidad en un escenario soleado como alternativa al tradicional escenario navideño envuelto en nieve.

Malta se viste sus mejores galas para representar la más acogedora de las estampas navideñas. Así, es muy tradicional que en estas fechas las ventanas se encuentren decoradas con flores y brillantes adornos. Las fachadas de las iglesias y las calles iluminadas sorprenden tanto a los locales como a los visitantes que disfrutan a su vez de ver el brillo de la navidad reflejado en el mar.

Una de las tradiciones más curiosas es cultivar algarrobas, guardarlas en un lugar oscuro, y cuando llega la navidad se exhiben las plantas que habrán crecido en un tono blanco traslúcido. Las pálidas algarrobas se exponen también en las ventanas y, debido al reflejo de las luces navideñas, la luminiscencia de las plantas reproduce los colores que las rodean creando un efecto muy característico dentro de la decoración navideña.

Las calles maltesas se llenan también de procesiones de gente cantando alegres villancicos. La más grande de estas procesiones es la de Nochebuena, donde muchos niños se disfrazan como algunos de los personajes más populares de la navidad y desfilan por las calles recitando cuentos y poesías tradicionales de la navidad. A través de estas procesiones, la gente intenta compartir el entusiasmo y anima a todo el que pasa a unirse a la procesión haciendo que todos sientan la navidad con la ilusión de los niños.

La gastronomía tiene un doble protagonismo en las navidades maltesas, resultando también muy típica la decoración hecha de dulces típicos como las cassatellas, los anillos de miel y castañas picantes u otras recetas locales. También los pesebres son los grandes representantes del adviento maltés, siendo representados tanto en vivo como en miniatura con una gran creatividad: desde belenes hechos con bonsáis hasta los hechos en porcelana. Sin embargo, el favorito siempre es el belén viviente en el que no sólo participan personas, sino también animales.

Citas imperdibles con la navidad maltesa de este año son las exposiciones de belenes en las 2 principales capitales del archipiélago: el Auberge d’Italie de Valletta,  en Malta, y en la Banca Giutratale de Victoria, en Gozo. Además, los pueblos y aldeas de Gozo son un escenario de lo más pintoresco y acogedor para estas fechas pudiendo también disfrutar de sus rutas para recorrer tanto la costa como su verde interior.

La navidad maltesa viene también muy marcada por la música y los espectáculos, tanto en Malta como en su hermana pequeña Gozo. En este sentido, el coro y la orquesta de la Amadeus Chamber actuarán en la concatedral de San Juan; por su parte, la Orquesta Filarmónica de Malta y el coro The New Choral Singers lo harán en la iglesia de St. Publius Paris Church, en Floriana.

Una de estas famosas citas musicales con la navidad tienen lugar en uno de los lugares más emblemáticos de Malta, la concatedral de San Juan, construida por sus caballeros a finales del siglo XVI y diseñada por el arquitecto Glomu Cassar y el artista Mattia Pretti y es un excelente ejemplo del barroco tardío encabezada en su oratorio por la obra maestra del gran Caravaggio, la decapitación de San Juan Bautista.

Además de las celebraciones navideñas de carácter más religioso, llegada la Nochevieja Malta cede el protagonismo de los tradicionales belenes a los espectaculares fuegos artificiales. Realizados por los mejores maestros de la pirotecnia, los fuegos siempre han sido un icono de la cultura local y, gracias a las agradables noches maltesas, se puede disfrutar de este espectáculo al aire libre olvidándose de la sensación de estar en invierno.

Las tradiciones continúan hasta el último minuto de la temporada navideña, llegando a mediados de enero. Incluso la primera semana, en honor a la fiesta de la Epifanía, en algunos pueblos se representa a los 3 Reyes Magos con sus caballos y sus pajes en busca del Niño Jesús.

Para rematar las celebraciones, a mediados de enero se celebra otra tradición popular, ya no navideña pero sí muy curiosa, en la que se rinde homenaje a San Antonio Abad. En esta celebración, se lleva a las mascotas a ser bendecidas por el santo.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *