Formentera, el último paraíso

Camino al mar, Formentera

La isla de Formentera se ha llamado «el último paraíso». Cuando el viajero llega a la isla, entiende a qué se debe este nombre: aguas de color azul turquesa de gran intensidad, que contrastan con los arenales de la costa…

La llegada al puerto de la Savina es una de las experiencias más bonitas, a pesar de que no se trata de un gran puerto. Alrededor hay fondas, pequeñas tiendas con ropa de lino (una compra casi obligada, si no es aquí, en Ibiza), bicicletas y una carretera que divide la isla en dos partes.

La isla es estrecha y solo tiene una elevación: el macizo de la Mola, 20 kilómetros más lejos del puerto. Formentera no tiene gran cantidad de núcleos urbanos, no llegan a media decena, y pueden atravesarse en muy poco tiempo. La capital es Sant Francesc Xavier, y no está lejos del puerto de la Savina.

Allí, el centro es una plaza en torno a la que se distribuyen varias callejuelas en las que podemos encontrar gran cantidad de comercios y bares, llevados por nativos de Formentera. Los habitantes de la isla han sabido aprovechar el turismo, y han dejado a un lado la pesca y los frutales para centrarse en el sector turístico.

Una de las ventajas de Formentera es que, a pesar de la llegada de turistas (y no solo españoles), ha sabido mantener su esencia y sus paisajes, de los que se puede disfrutar paseando por sus playas.

En Sant Francesc Xavier destaca la iglesia, que se terminó de construir en 1738. Es un edificio liso, encalado, que se levantó para ser refugio de los habitantes ante los ataques de los berberiscos.

Desde la capital, sale una carretera hacia el sur hasta Cap de Barbaria, una zona con un ambiente muy especial, casi mágico. No es de extrañar que Julio Medem eligiera la carretera que va hacia el faro de Barbaria para el cartel de Lucía y el sexo. Un lugar enigmático que no deja indiferente.

Foto: SanFenan

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *