Fin de semana en Aranjuez

Un viaje corto, algo barroco y afrancesado. A pocos minutos de Madrid, por la carretera de Andalucía, llegamos a este Sitio Real ubicado entre el Tajo y el Jarama. Con sabor a huerta, a fogón y a jardines monárquicos.

0 comentarios
adm834ha
lunes, 12 abril, 2010
Palacio Eeal de Aranjuez

Una arquitectura palaciega, entre jardines y bosques, y un trazado lineal del antiguo casco, nos muestra una ciudad señorial, como prolongación de Madrid, Empezado por Felipe II y . Felipe III y Carlos V lo convirtieron en el núcleo cortesano. Con claros toques franceses en el Palacio, uno de los más grandes y bellos de Europa, y en el caso de los jardines de Parterre, de perfecto corte inglés.

Este Palacio enamora desde su entrada, con sus porcelanas, cuadros, obras de arte, y la sala de los relojes. Hay mucho para ver, La isla, El Jardín del Príncipe, La casa del Labrador, otro palacio con el más puro estilo de los palacios de Versalles, el restro de la villa, con un trazado eminentemente barroco, con casas uniformes, fuentes y plazas, muy fácil de recorrer y admirar verdaderas bellezas, como la Fuente de la Mariblanca, El Teatro Real, la Casa de Oficios. Se notan las manos de los arquitectos: Juan de Herrera, Juan Bautista de Toledo y Francisco Sabatini.
Algunos exquisitos ejemplos de arquitectura religiosa como El Convento de san Pascual, las Iglesias de san Alpajés y San Antonio.

Iglesia de san Antonio

Alojamiento

La recomendación sería alojarse en uno de los hoteles, todos ellos con sabor a medievo, por ejemplo el Egido Manuel, en la avenida del Príncipe, donde se encuentran los restaurantes más recomendables y seguros, y a una distancia razonable del Palacio.

Gastronomía

Es conocida la huerta de Aranjuez, alcachofas, espárragos y fresas son las estrellas, ademas de habas y coles. Es zona real de caza, por lo tanto sigue siendo costumbre las predices, codornices y faisanes. Todo está a una distancia cómoda, restaurantes de todos los niveles, desde Casa Pepe, uno de los más reconocidos del país, hasta otros más asequibles, como el Asturiano, Casa Pablo, El Molino de Aranjuez, en la misma zona y todos ellos con productos de alta calidad. Algo más turístico y famosísimo todavía hoy en día, pues hay viajeros que vienen a saborearlas, son las ancas de rana, conocidas en el mundo entero, es costumbre llegar hasta EL RANA a orillas del río y comerse con las manos las ancas de rana, hay que chuparse los dedos, casi como una ley.
Tenemos varias atracciones especiales, como el trencito de turismo de la ciudad, el Tren de la Fresa y como una alternativa importante el Gran Casino de Aranjuez, que ofrece alojamiento, actuaciones y cenas, además del juego.
Un buen fin de semana, para el viajero que se acerca a Madrid y quiere disfrutar de unos días tranquilos, pero movidos.

San Antonio

palacio

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *