Escapada a Toledo o cómo visitar la ciudad sin parecer un turista

Licencia CC/Takashy

Toledo es una ciudad histórica que siempre ofrece algún interés a quien la visita: museos, monumentos, recorridos culturales… Pero sobre todo es una ciudad en la que te apetece vivir. Quedarte a vivir para siempre. Quizás en una escapada no puedas ver todo lo que te ofrece, pero sí podrás entender a qué nos referimos.

Una de las ventajas de Toledo a la hora de visitarla es que es una ciudad pequeña -alrededor de 80.000 habitantes, la mayoría extramuros, son muy pocos para una capital de provincia con este empaque-, la mayoría de la oferta cultural se encuentra dentro de la muralla, lo que significa que no te vas a volver loco andando, sino que puedes callejear por el casco antiguo para ir visitando lo que más te llame la atención sin pegarte grandes caminatas.

Llegas a Zocodover y te paras. Según la web del Ayuntamiento de Toledo, es «mentidero de Castilla, mercado de ganados, crisol del lenguaje, concentración de tiendecillas varias y escenario repetido de festejos, de autos de fe y de pequeñas vanidades provincianas durante varios siglos». Te paras porque tienes que elegir el itinerario, si vas hacia la Catedral, hacia el Alcázar, hacia la Puerta Bisagra, a la Mezquita del Cristo de la Luz… Da igual el destino porque el paseo es lo mejor, las callejuelas medievales te trasportan en el tiempo. Si es de día te perderás en el bullicio de sus tiendas, cafés o bares -Toledo es ciudad de buenas tapas si encuentras el sitio adecuado-. Si es de noche te perderás en su atmósfera, casi siempre animada, hasta ir a dar a un restaurante de diseño, una bodega para catar vinos o una tetería donde degustar respotería la repostería árabe.

Alojarse en Toledo no es caro, casi siempre es céntrico y puedes llegar a pie a cualquier sitio. Llegar a Toledo es fácil, está a poco más de media hora de Madrid y está conectado con el AVE a Madrid. Si viajas en coche también es cómodo, porque dejas el coche fuera de la muralla, donde se aparca bien, y desde ahí todo está cerca. Tampoco es caro comer, hay muchos sitios donde tapear, pero si prefieres degustar la gastronomía típica sólo tienes que elegir el sitio. Toma nota de las migas en Nochebuena, las calles se llenan de gente durante el día y se ofrece el plato típico.

Dos notas más de última hora -el resto lo puedes encontrar en la web del Ayuntamiento o en cualquier otra-, si puedes, evita el verano, algunos días hace demasiado calor. La otra es el Corpus Christi, la fiesta grande de Toledo, considerada de Interés Turístico Internacional.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *