Encanto andaluz: Sevilla

Tal y como cantaban hace décadas los del Rio, Sevilla tiene un color especial. La capital hispalense guarda el encanto de épocas pasadas cautivando a turistas llegados de todo el mundo.

Sevilla es una ciudad monumental, señorial y cautivadora, desde que celebró las exposición universal en 1992, Sevilla se ha convertido en el destino vacacional para millones de turistas al año.

Sus monumentos, su riqueza cultural y su gente hacen de ella una ciudad encantadora, amable.

Con cerca de 700.000 habitantes ( según wikipedia ), la capital hispalense, contiene muchos lugares con historia y riqueza monumental. Los sitios obligados que deberías visitar si acudes a Sevilla son:

  • La Catedral: Es la catedral gótica más grande del mundo. en 1987 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su contrucción fue durante muchos años, y por eso guarda distintos de arquitectura en sus fachadas.
  • Alcázar de Sevilla: Levantado desde el año 712 por los árabes, ha sufrido varias modificaciones pero sigue guardando su estética árabe.
  • La Maestranza: Es la plaza de toros más famosa de España, en ella se reúnen expertos del toro y de su arte y allí se consagran los máximos toreros.
  • Plaza de España: Es uno de los espacios abiertos más grandes. Fue construida con motivo de la exposición iberoamericana en 1929.
  • Giralda: Es el campanario de la Catedral de Sevilla, y la torre más significativa de la ciudad.
  • La Torre del Oro: Situadada junto al río Gualdalquivir, fue mandada construir en 1212 por el último rey Almohade de Sevilla, ibn Uhla.

Estos son sólo algunos de los puntos más representativos de la ciudad, pero además hay muchos otros lugares con encanto e historia, como el barrio de Triana, cuna de los mayores artistias andaluces.

Además Sevilla, celebra por todo lo alto, la Semana Santa, donde todos los sevillanos salen a comtemplar a sus santos y la feria de Abril, momento festivo copado de casetas con fino ( vino típico).

Sevilla, tiene aquel encanto de las ciudades antiguas, y el embrujo de una ciudad con vida, con música, con jolgorio. Sevilla sigue oliendo a azahar.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *