El Monasterio de Piedra, una visita que siempre merece la pena

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Si quieres llevar a cabo una visita maravillosa, que tardes muchos años en olvidar, tienes que ir a El Monasterio de Piedra. Si no sabes de lo que te estamos hablando, no pierdas la atención, ya que, en las siguientes líneas, te lo vamos a mostrar.

El Monasterio de Piedra, una visita que siempre merece la pena

El Monasterio de Piedra se encuentra en la provincia de Zaragoza, en un enclave natural privilegiado rodeado de cascadas y lagos. Se trata de un monasterio del año 1218 y que llegó a ser una fortaleza musulmana. Los monjes habitaron en él durante más de 650 años, hasta que, en 1835, debido a la Desamortización de Mendizábal, los monjes tuvieron que abandonar el mismo.

¿Cómo llegar al Monasterio de Piedra?

Llegar al monasterio es sencillo, se puede acceder a través de la carretera comarcal de Barcelona y para fomentar la visita, cuenta con parking gratuito y una gran cantidad de restaurantes en donde poder disfrutar de la comida tradicional.

iglesia del Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra cuenta con lugares muy interesantes de ver, como El Baño de Diana, un conjunto de cascadas en donde podremos ver los primeros saltos de agua del parque. Un poco más adelante, la Cascada La Caprichosa es la primera gran cascada que te encuentras en el monasterio.

Podrás disfrutar dentro de la montaña a través de La Gruta Iris, que está compuesta por una sucesión de miradores, que terminan por ser una de las visitas más justificadas del propio parque.

Gruta Iris

Además, el parque se encuentra rodeado por lagos, como el Lago del Espejo, que se disfruta de especial manera cuando comienza a atardecer. Todo ello rodeado de una fauna espectacular, en donde los amantes de las aves disfrutarán de especial manera.

Sin duda, el Monasterio de Piedra es un lugar privilegiado que poder visitar, en donde se podrá disfrutar de la naturaleza, como en ningún otro lugar.

Por:
Etiquetas:
Categorías: España


0 Comentarios Enviar un comentario