Buscamos constatemente un destino distinto para nuestras vacaciones, buscanos viajar a un lugar que nos emocione, que nos aporte y que nos enseñe. !Bienvenidos a Dubái!

Estamos cansados de viajar por europa y conocer siempre la misma cultura, es momento de conocer otras culturas y otras vidas. Quizá por eso, viajar lejos y a otra cultura muy diferente, hará que el viaje se espere distinto y variado.

Hoy, viajamos hasta Emiratos Árabes Unidos, para conocer el destino de moda: Dubái.

Dubái es uno de los 7 emiratos que forman el país Emiratos Árabes Unidos, desde 1971. Dubái tiene una población de 1, 600 000 habitantes (según wikipedia) y es una de las ciudades del mundo que más está incrementando su riqueza, debido a los múltiples negocios extranjeros, tanto europeos como américanos, que se están implantando en la ciudad del Golfo Pérsico.

Dubái es famosa por sus atracciones turísticas y su zona de rascacielos, el más famoso de ellos es el Burj Dubái, que es el rascacielo más alto del mundo, impresionante a la vista.

Burj Dubái el hotel más lujoso del mundo, se considera que tiene 7 estrellas y se ha convertido en el lugar donde las estrellas acuden para dormir una noche.

El distrito financiero de Dubái es uno de los puntos má atrativos de la ciudad y desde luego un lugar obligatorio que el turista debe visitar.

Impresionan sus edificios y su estética, los diseños de los edificios y su imagen son dignos de visitar y de conocer. Además, en el centro financiero de Dubái viven todos o la mayoria de empresarios y empleados extranjeros que han elegido Dubái como destino empresarial.

Por lo tanto, el centro financiero es un núcleo de cultura europea que guarda las diferencias con el resto de la ciudad.

La ciudad está formada por un 60% de población extranjera, ya sea temporal, que hayan ido a trabajar durante un tiempo o de occidentales, especialmente ingleses y americanos que tengan allí su residencia.

Dubái es la capital de un emirato ( de los 7 que componen Emiratos Árabes Unidos), y cada emirato conserva su independencia económica, jurídica y judicial. Por eso en el país no hay elecciones ni partido políticos. La mayor fuente de ingresos para el país es el petróleo.

Pero Dubái, no tenía el mismo aspecto hace 20 años. Antes, era una ciudad paupérrima plagada de pescadores y de comerciantes que en mitad del desierto (Dubái está situado el pleno desierto del Golfo),intentaban trabajar y ganarse el dinero día a día.

Hasta que aproximadamente en la década de los 70 comenzaron a explotar los pozos de petróleo y a apartir de ahí, creciendo los miles de rascacielos que simulando una gran ciudad de negocios, que es en lo que se ha convertido.

Por lo tanto, todos los que viajen a Dubái en busca de ambiente cosmopolita y de lujo se encontrarán con el Dubái en explosión y en contínuo crecimiento.

Quien en cambio, quiera recorrer el desierto, entender la cultura árabe y disfrutar de su riqueza lo tendrá algo más complicado en la ciudad de los rascacielos.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *