5 Hoteles-balneario con historia

No hay nada mejor para desconectar de la rutina diaria, relajarse y curar todos nuestros males que acudir a alguno de los numerosos balnearios que se encuentran por toda la geografía española. Sus aguas mineromedicinales cuentan con numerosas propiedades beneficiosas para la salud, por lo que resultan perfectas como tratamientos complementarios para numerosas patologías y dolencias.

El interés cada vez mayor por estos balnearios ha provocado que muchos de ellos hayan optado por construir hoteles para albergar a todos sus visitantes, que podrán disfrutar de una combinación de lo más recomendable de ocio, bienestar y relajación. Por ese motivo, hoy os queremos presentar 5 de los mejores hoteles-balneario con historia de España, todos ellos disponibles para su reserva en trivago.

– Balneario Villa de Olmedo, Olmedo, Castilla y León

El Hotel Balneario Villa de Olmedo se ubica en lo que fue el antiguo convento Sancti Spiritus, levantado en el siglo XII por orden de la Infanta Doña Sancha de Castilla. Durante siglos se creyó que sus aguas tenían poderes celestiales y, ahora, su claustro se ha convertido en el área termal, la joya del hotel, donde los huéspedes pueden disfrutar de las aguas mineromedicinales que emanan del manantial también llamado Sancti Spiritus, y que están presentes en cada rincón del balneario, incluso en los productos aplicados en los tratamientos cosméticos. La arquitectura del hotel y su gran oferta gastronómica castellana son una buena muestra de la historia de esta región.

– Balneario de Solares, Solares, Cantabria

Aunque el actual Balneario de Solares es de nueva construcción, cuenta con una larga historia. Se tiene constancia de su existencia desde 1753 y su agua sigue siendo la misma que entonces, emanando de la tierra a 29 grados y con propiedades beneficiosas para la salud. Los huéspedes pueden disfrutar en diferentes espacios de tratamientos de hidroterapia, masajes, recorridos termales o circuitos, y podrán sentir el espíritu de su época dorada gracias a la cuidada decoración de las habitaciones y la arquitectura del hotel, un elegante edificio blanco que data de 1902, con amplios salones y rodeado por un enorme y centenario jardín.

– Gran Hotel Las Caldas, Oviedo, Asturias

Dentro de la Villa Termal Las Caldas, a escasos kilómetros de Oviedo, se encuentra el elegante Gran Hotel Las Caldas. Su decoración de estilo clásico invita a relajarse y descansar, sobre todo después de pasar una agradable jornada en el Balneario Real. Las Caldas nació en torno a su manantial de aguas miner­omedicinales, que ya eran conocidas por sus propiedades en el siglo XVII y que afloran por el fondo de una gruta natural de gran belleza a una temperatura de 40 grados. Para revitalizar cuerpo y mente, sus huéspedes pueden realizar circuitos relajantes e hidratantes y disfrutar de un masaje, una envoltura de algas o una sesión de chocolaterapia.

– Balneario Guitiriz & Golf Club, Guitiriz, Galicia

La sencillez de las habitaciones del Hotel Balneario Guitiriz hace que sus huéspedes puedan disfrutar del entorno natural en el que se encuentran y desconectar de la rutina en la más absoluta tranquilidad. Se inauguró en 1908 y fue comparado con los grandes balnearios alemanes de la época, aunque las necesidades actuales han llevado a que ahora se sitúe en un edificio nuevo. En él destaca su club infantil para que los más pequeños también puedan disfrutar de las propiedades del agua mientras que los mayores se relajan con un masaje o un circuito termal. Su campo de golf hace que sea posible combinar el descanso que proporciona el balneario con un poco de deporte.

– Gran Hotel Cascada, Alhama de Aragón, Aragón

Ubicado en el complejo del histórico Balneario Termas Pallarés, el Gran Hotel Cascada conserva la belleza de la arquitectura del siglo XIX, la cual convive en armonía con la decoración actual de sus habitaciones. Este hotel se sitúa frente al Lago Termal, un lago que se forma gracias al agua que brota del manantial y que se mantiene durante todo el año a 28 grados. En el interior del balneario, destaca Aquatherma, un espacio construido sobre la antigua galería de baños del antiguo hotel y donde se han rescatado elementos originales de 1863, como las bocas de agua y las bañeras de mármol, evocando las termas romanas.

 

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *